jair bolsonaro brasil
Jair Bolsonaro.
INTERNACIONAL

Altos mandos militares le ponen límites a Bolsonaro

Al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no le gustó el hecho de que Joe Biden dijera en uno de los debates de la campaña presidencial en EE.UU. que Brasil podría tener consecuencias económicas en caso de no parar con la deforestación en la Amazonia brasileña. La semana pasada, cuando la elección de Biden era clara, Bolsonaro, sin decir el nombre del demócrata, dijo que en casos así la diplomacia sería insuficiente. “Solo la diplomacia no alcanza. Cuando se termina la saliva, tiene que haber pólvora, o no funciona”, dijo el excapitán del Ejercito brasileño.
Dos días después, el comandante del Ejército, general Edson Pujol, afirmó que los militares son una institución del Estado, no del gobierno y no tienen partido político. Y agregó: “No cambiamos cada cuatro años nuestra manera de pensar y de cumplir nuestras misiones”. En Brasil, el mandato presidencial es de cuatro años con derecho a una reelección, si las urnas así lo definen. Pujol no fue el único uniformado en separar la política interna y externa de las tropas.
El ministro de Defensa, el general del Ejercito Fernando Azevedo e Silva, dijo que las relaciones con EE.UU. son estratégicas y que entra y sale el gobierno y ellas continúan. El vicepresidente Hamilton Mourão, general retirado, dijo que los militares no quieren que la política entre a los cuarteles. Sin embargo, muchos se acordaron, en estos días, que se interesaba por la política aun cuando estaba en actividad.
De los 23 ministros del gobierno, 10 son militares. Uno de ellos en actividad el ministro de Salud, general Eduardo Pazuello, que sufrió el Covid-19. La presencia castrense en el Ejecutivo creció en los gobiernos de Lula, de Dilma y de Michel Temer. Pero, los registros actuales son los más altos desde la vuelta de la democracia en Brasil hace 35 años, en 1985. En menos de dos años de gobierno, Bolsonaro amplió 33% el número de integrantes de las Fuerzas Armadas en cargos de confianza o provisorios. El número llega a alrededor de 2.550 militares activos distribuidos entre los ministerios de Economía, Salud, Minas y Energía y otros destinos.

COMENTARIOS