Irán afronta con titubeos su respuesta a las protestas
TENSIÓN

Irán afronta con titubeos su respuesta a las protestas

La policía iraní negó haber disparado contra los manifestantes durante las protestas del domingo, realizadas en varias ciudades de la República Islámica, desatadas cuando el gobierno persa reconoció que derribó por error la aeronave con pasajeros.

El Gobierno de Irán se puso a la defensiva ante las manifestaciones que por tercer día consecutivo pidieron este lunes responsabilidades por el derribo del avión ucraniano. Su portavoz, Ali Rabie, negó que hubieran mentido al respecto e insistido en el clima de “guerra psicológica contra Teherán” para justificar su negación inicial de los hechos.
Ante el creciente desafío que suponen las protestas, el régimen parece dividido sobre cómo responder. A pesar del despliegue de antidisturbios frente a las universidades, la policía asegura que tiene órdenes de “actuar con moderación”.
El responsable de la fuerza policial, Hossein Rahimi, afirmó ayer en Teherán que los agentes a su cargo no atacaron a los manifestantes, “por el contrario, se les ordenó moderarse”.
No obstante, varios videos difundidos en las redes en las últimas horas mostraron cargas policiales de las fuerzas de seguridad contra los manifestantes y que al menos una mujer fue alcanzada en la pierna por un proyectil, antes de ser socorrida por otros manifestantes.
Según las denuncias, algunos agentes habrían perseguido a grupos de manifestantes, mientras testigos de las marchas denunciaron la presencia de sangre sobre el asfalto.
Un gran despliegue de antidisturbios trató de impedir ayer las manifestaciones en la capital, pero los ciudadanos lograron realizar varias concentraciones de rechazo, tanto en Azadí, de Teherán, como en algunas universidades.
Según informó la agencia de noticias EFE, uno de los asistentes a la protesta de ayer en la plaza Azadí indicó que al menos en su zona los antidisturbios lanzaron gases lacrimógenos, pero no usaron armas de fuego.
Los antidisturbios sí se posicionaron en un momento dado en las azoteas de edificios circundantes con la probable intención de actuar si era necesario, según este testigo.
“El clérigo se tiene que ir” cantaban los manifestantes en alusión al sistema teocrático del país, y “Guardia Revolucionaria inútil, autora del asesinato de la nación” fueron algunos de los lemas coreados por los participantes en la protesta en Azadí.
El portavoz del gobierno, Alí Rabieí, quien emitió el viernes pasado un comunicado negando la hipótesis del misil, justificó este lunes que las autoridades no omitieron la información de modo intencional y consciente.
“Algunos funcionarios han sido incluso acusados de mentir y de encubrimiento pero, con toda honestidad, ese no fue el caso”, dijo el portavoz en su rueda de prensa semanal.

COMENTARIOS