Jair Bolsonario junto a Paulo Guedes, ministro de economía brasilero.
Jair Bolsonario junto a Paulo Guedes, ministro de economía brasilero.
EL GOBIERNO DE BOLSONARO BUSCA EVITAR EL MALESTAR SOCIAL

Por temor a un estallido, Brasil posterga reformas

El ministro de Economía, Paulo Guedes, dijo que “ahora no es el tiempo”. Aunque aún no hubo manifestaciones, “hay gente llamando a salir a las calles para romper todo”, agregó.

El ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, reiteró ayer la necesidad de aplazar las reformas económicas para evitar protestas como las que se han expandido en diversos países de Latinoamérica.
En una entrevista al diario O Globo, Guedes enfatizó que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no ha desistido de su intención de llevar adelante otras reformas, como la administrativa, pero admitió que el Gobierno ha echado el freno por una cuestión de “tiempo político”.
“Va a haber reforma administrativa. Solo que, en este momento, sería dar pretexto para que otros organicen actos de agitación. Cuando colocas cuatro reformas, al menos una comienza a hacer ruido”, señaló el titular de Economía.
Guedes aseguró que, pese a que por ahora no hubo ninguna gran manifestación contra la política económica del Gobierno, “hay gente llamando” para ir a las calles.
“Llamar para una manifestación con orden, pacífica, como las que hacen casi todos los fines de semana, sin problema. Ahora, llamar para ir a la calle para hacer lo mismo que en Chile y romperlo todo fue algo insano, una irresponsabilidad”, subrayó el ministro.
Cabe mencionar que Guedes justificó el lunes pasado en Estados Unidos una reedición del AI-5 -un decreto de la dictadura brasileña (1964- 1985) que eliminó varias garantías constitucionales- en caso de que la gente salga a “destruir las calles”. Estas declaraciones fueron criticadas por líderes de los ámbitos Legislativo y Judicial, entre otros, mientras que el ministro aseguró que fue malinterpretado.
En la entrevista con O Globo, el economista defendió la implementación de las reformas de corte liberal para “retomar el camino del crecimiento sostenible” y reducir así el riesgo de que “suceda lo que sucedió en Argentina”, pero recalcó la necesidad de evaluar el “proceso político” de las mismas.
“Nosotros estábamos en el camino y ahí, de repente, comienza la confusión en Latinoamérica. Desorden, ahí el tiempo político comienza a cambiar”, señaló.
El Gobierno aprobó en octubre de este año la polémica reforma del sistema previsional, la cual aumenta la edad mínima de jubilación para hombres y mujeres, y estudia, entre otras, una reforma de la administración y otra tributaria.
Guedes entregó al Congreso a principios de noviembre tres enmiendas constitucionales. La reforma administrativa que debía ser presentada a continuación ante el Legislativo, fue pospuesta para 2020 a pedido de Bolsonaro.
Sobre el proyecto de privatizaciones impulsado por el Gobierno, Guedes admitió que está siendo más difícil que lo previsto. Pero señaló que hasta ahora alcanzó los 100.000 millones de reales (unos 23.810 millones de dólares).
El ministro dijo que el Gobierno intentará “vender todo” para reequilibrar las maltrechas cuentas públicas del país y agregó que está en estudio un proyecto de privatización que podría otorgar 250.000 millones de reales (cerca de 60.000 millones de dólares) a las arcas del Estado, aunque evitó dar detalles del mismo.

COMENTARIOS