Fracasó el llamado electoral en Bolivia y crece la represión
SEIS MUERTES

Fracasó el llamado electoral en Bolivia y crece la represión

Suman 30 las víctimas fatales por el golpe de estado. El tironeo legislativo hizo fracasar la convocatoria a las urnas.

Las Fuerzas Armadas y la Policía de Bolivia reprimieron ayer a un grupo de manifestantes que bloqueaban una estratégica planta de hidrocarburos de El Alto y mataron al menos a seis civiles, mientras en La Paz, el partido del exiliado Evo Morales canceló la sesión para convocar a elecciones para “contribuir a la generación de un ambiente propicio para el diálogo”.
Después de reiteradas amenazas del gobierno autoproclamado de Jeanine Añez, cientos de militares y policías rodearon la planta de Senkata y avanzaron hasta retomar el control de la entrada y salida de camiones.
La prensa boliviana informó en un principio que los militares y policías dispararon granadas de gas lacrimógeno para despejar el camino hacia Senkata, pese a que los manifestantes aseguraron que accedieron a permitir el paso de la caravana que trasladaba gas para la capital, según la española Europa Press.
Poco después el canal ruso RT mostró imágenes de corridas y represión con armas de fuego.
Un informe de la Defensoría del Pueblo, citado por el diario local La Razón y el canal ruso RT, informó que al menos seis manifestantes murieron -solo dos fueron identificados: Deivid Posto Cusi, de 31 años, y Edwin Jamachi Paniagua- y “alrededor de 30” resultaron heridos.
Las dos víctimas fatales identificadas fallecieron por disparos de bala.
Poco antes, el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh), Paulo Abrão, había asegurado que el saldo de víctimas en Bolivia desde las elecciones del 20 de octubre es de 23 muertos y 715 heridos, y había anunciado que el viernes llegaría él personalmente al frente de una comitiva, para evaluar durante cuatro días la situación en el país andino, informó la agencia de noticias EFE.
El lunes a la noche un policía falleció, lo que eleva el número de muertos total desde el 20 de octubre a 30.
Desde Nueva York, el secretario general de la ONU, António Guterres, también expresó su preocupación y pidió a las autoridades en Bolivia que “muestren contención”.
“Estamos preocupados por los acontecimientos. Es muy importante que se permita a las personas manifestarse y que el Gobierno muestre contención”, aseguró a la prensa su vocero, Stéphane Dujarric.

COMENTARIOS