Para ganar en primera vuelta, hace falta el 50% de los votos o el 40% y una diferencia de al menos 10 puntos.
Para ganar en primera vuelta, hace falta el 50% de los votos o el 40% y una diferencia de al menos 10 puntos.
EN BUSCA DE UN NUEVO MANDATO

Bolivia: ganó Evo Morales pero habrá segunda vuelta

Según datos oficiales el presidente tendría un 45,71% de los votos y su principal rival, Carlos Mesa, tendría 38%. Para ganar en primera vuelta necesitaba 10 puntos de diferencia.

Luego de una jornada marcada por la incertidumbre en Bolivia, los primeros datos oficiales difundidos por el Órgano Electoral Plurinacional muestran que Evo Morales​ se impone en las elecciones presidenciales, pero tendrá que ir a una segunda vuelta contra el ex presidente Carlos Mesa.
Con cerca del 90% de los votos escrutados, el actual mandatario tendría un 45,71% de los votos y su principal rival, de la alianza de centroderecha Comunidad Ciudadana, alcanzaba un 38% de los votos.
Según las leyes bolivianas, para ganar en primera vuelta, hace falta el 50% de los votos o el 40% y una diferencia de al menos 10 puntos con el segundo.
Así, Mesa tiene la chance ahora de unir a la oposición, que se presentó en ocho listas, para lograr un frente mayoritario que pueda desbancar del poder al ex líder de los sindicatos cocaleros, que maneja los hilos del país desde enero de 2006.
Los resultados confirman el clima de hastío que reina en gran parte del país, luego de casi a14 años de gobierno de Evo Morales que, aunque ha logrado una notable transformación en el país con elevados índices de crecimiento económico, ha perdido gran parte de su popularidad.
Se trata de un fuerte golpe para el mandatario, que esperaba asegurarse el triunfo en primera vuelta, ya que la oposición, que se presentó fragmentada, podría lograr la unidad que le dé el pase a la casa de gobierno.
Mesa, quien fue presidente interino en una etapa convulsionada del país entre 2003 y 2005, llamó en la noche del domingo a todo el arco opositor a unirse para lograr un triunfo definitivo el 15 de diciembre, cuando se celebre la segunda vuelta.
Desde su centro de campaña, en la elegante zona sur de la ciudad, un Mesa exultante llamó a la unidad de la oposición para “tranformar este país y construir una Bolivia mejor”.
“Hemos logrado un triunfo incuestionable que nos permite decir que estamos en segunda vuelta”, celebró, acompañado en el escenario por su compañero de fórmula, Gustavo Pedraza.
Mientras, en la Plaza Murillo de La Paz, frente al Palacio Quemado, la antigua sede del gobierno, militantes del oficialista Movimiento al Socialismo celebraban con banderas el triunfo de Morales y esperaban que el presidente hiciera alguna declaración.
Cerca de las 21.30, una hora después de la difusión de los primeros resultados, el presidente llegó al Palacio presidencial junto con su vice Álvaro García Linera. Allí celebró “un nuevo triunfo”. Y arengó: “Cuatro elecciones consecutivas ganamos en Bolivia. Histórico, inédito”.
Pese al coro entusiasta de los seguidores del MAS, con sus banderas blancas y azules, el presidente no se veía eufórico. Sabe que se inicia ahora una nueva campaña que será más complicada.
El gobierno hizo campaña mostrando sus logros económicos, en especial la importante reducción de la pobreza y la integración a la sociedad de amplios sectores hasta hace años marginados, especialmente las comunidades indígenas.

COMENTARIOS