Arde Barcelona: tercer día  de protestas violentas
ESPAÑA

Arde Barcelona: tercer día de protestas violentas

La multitud llenó las calles del Eixample con barricadas e incendios. Sánchez soporta las presiones y no piensa intervenir, por ahora, en Cataluña.

Nuevos disturbios ocurrían anoche frente a las oficinas de la Consejería de Interior de Cataluña, en Barcelona, que incluían un gigantesco incendio al lado de una estación de servicio y choques con la Policía, cuando una multitud se agolpó frente a la sede de gobierno para reclamar la renuncia del titular de la institución, Miguel Bruch.
Los incidentes suceden por tercer día consecutivo luego de que, el lunes, la justicia le diera penas de hasta 13 años de prisión a los líderes separatistas catalanes que hace dos años proclamaron la independencia de la región.

La multitud se desplazó hasta la sede de la Consejería, en Diputación y Sant Joan, luego de participar de una concentración pacífica a algunas cuadras de allí, en Marina y Gran Vía, aunque para esta segunda parada Télam pudo ver a muchos de los manifestantes pertrechados con grandes piedras y palos para enfrentar a la policía.
Los ciudadanos enarbolaron y lanzaron al aire papel higiénico con la consigna de que lo hacían “por toda la mierda” que adjudican al fallo judicial que afectó a los separatistas.
Además de arrojar piedras y palos contra la sede de la Consejería, los más exaltados iniciaron un enorme incendio a pocos metros de una estación de servicio, lo que motivó la inmediata presencia en el lugar de los bomberos, que intentaron evitar una catástrofe.
Cataluña afrontó ayer su tercera jornada consecutiva de movilizaciones en un clima tenso, luego de una noche de disturbios generalizados que mostraron la radicalización de un sector del independentismo en su estrategia de respuesta a las condenas para los líderes del fallido proceso de secesión de 2017.
Los disturbios del segundo día ya habían dejado 125 heridos, 74 de ellos en Barcelona, aunque ninguno de gravedad, según informó el Sistema de Emergencias de Cataluña.
Además, 51 manifestantes habían sido detenidos, de acuerdo con cifras del Gobierno.

Sánchez
Al presidente español Pedro Sánchez le queda cada vez menos margen de maniobra para demorar una decisión contundente sobre la cuestión catalana.
Sánchez se reunió con los líderes de los principales partidos políticos para analizar la crisis en Cataluña: lo visitaron en La Moncloa Pablo Casado, el presidente del Partido Popular; Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, y Pablo Iglesias, el secretario general de Unidas Podemos.
Y aunque Sánchez no descartó “ningún escenario”, por ahora se inclina por no tomar ninguna medida extraordinaria como sería castigar la violencia que el gobierno catalán no condena abiertamente con la intervención en la autonomía.

COMENTARIOS