El decreto que aumentó los combustibles generó violentas protestas sociales.
El decreto que aumentó los combustibles generó violentas protestas sociales.
TENSIÓN EN ECUADOR

Lenín Moreno acepta revisar el decreto que desató la furia

El presidente cedió y accedió a rever la quita del subsidio a los combustibles, luego de que el movimiento indígena aceptara dialogar, con esa condición.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE), impulsora de las protestas que han sacudido el país en los últimos días contra los planes de austeridad del gobierno de Lenín Moreno, aceptó la oferta de diálogo para poner fin al conflicto siempre y cuando las conversaciones estén orientadas solo a la derogación o revisión de las medidas, según anunció en un comunicado. Enseguida, el presidente informó que está dispuesto a revisar el decreto que desató la furia opositora.
El origen de las protestas es la reforma económica anunciada por Moreno el pasado 1 de octubre, fruto del acuerdo alcanzado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para conseguir una inyección de 4.200 millones de dólares para el país. Un punto central fue la quita de subsidios al combustible, lo que provocó un fuerte aumento en los transportes.
"Luego de un proceso de consulta con las comunidades, organizaciones, pueblos, nacionalidades y organizaciones sociales hemos decidido participar en el Diálogo directo con el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, sobre la derogatoria o revisión del decreto 883", publicaron los líderes del movimiento indígena en Twitter, en referencia a la normativa que contiene las medidas de austeridad, entre ellas el recorte de los subsidios al combustible, que desataron la furia.
"Valoramos positivamente la respuesta pública dada frente a las propuestas presentadas por el movimiento indígena y demás sectores sociales", según el comunicado adjunto al mensaje, que incluye una mención directa a la cuenta oficial del mandatario ecuatoriano.
Al mismo tiempo, la Conaie insiste en la necesidad del diálogo directo, pero siempre con vistas a la revisión o la derogación del decreto de austeridad, y advierte de que no se dialogará "sobre ningún tipo de compensación" a cambio de su beneplácito para formalizar los planes de austeridad.

COMENTARIOS