Ecuador: indígenas tomaron  a ocho policías como rehenes
PROTESTAS CONTRA EL GOBIERNO

Ecuador: indígenas tomaron a ocho policías como rehenes

Los manifestantes ocuparon la Casa de la Cultura, una de las “zonas seguras” pactadas con el Gobierno en medio de la crisis.

Manifestantes indígenas en Quito tenían retenidos ayer a ocho policías y advirtieron que aplicarán sobre ellos la “justicia ancestral” si las fuerzas del orden atacan esa sede, en medio de la crisis por las masivas protestas contra el Gobierno de Ecuador.
“Afuera nos dicen que el gobierno empieza a mandar ya las bombas lacrimógenas; entonces, ahora nuestros líderes indígenas no van a soltar a los policías porque necesitamos un respeto. Si ellos nos agreden, nosotros vamos a aplicar la justicia indígena”, dijo a EFE Fabián Masabanda, indígena de la provincia de Imbabura.
Masabanda advirtió que si las fuerzas del orden atacan la zona donde se encuentran, la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE), no se responsabilizan por “la vida de los policías”. De acuerdo con el indígena, retuvieron a los policías “porque empezaron a agredir”.
“Nosotros venimos en son de paz, pero el Gobierno nos ha maltratado cruelmente”, aseguró al denunciar que el miércoles la Policía “atacó con bombas lacrimógenas” una zona de la universidad donde pernoctan desde que llegaron a Quito en el marco de las protestas que estallaron hace una semana por la eliminación del subsidio de los combustibles.
La agencia de noticias EFE constató que los indígenas obligaron a los policías retenidos a utilizar sus radios para pedir a sus compañeros en el exterior que no repriman a los indígenas.

Se trata de policías motorizados que capturaron por la mañana en los alrededores de la Casa de la Cultura, en el centro norte de Quito y cerca de la cual se han producido algunos de los disturbios esta última semana.
Los indígenas pedían que las fuerzas que rodean el parque El Arbolito, junto a esa institución, se alejen para que ellos puedan salir.
Agrupados en la Conaie, una de las organizaciones indígenas más grandes del país, los manifestantes llegaron a Quito a inicios de semana para participar en protestas contra la eliminación del subsidio de los combustibles, decretada en el marco de un acuerdo crediticio con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
Esa medida derivó en un alza de 1,85 a 2,39 en la gasolina “extra” (la más popular), y de 1,03 a 2,27 en la diésel “premium” y provocó el rechazo de sindicatos, indígenas y grupos sociales que se lanzaron a las calles desde el pasado jueves.
Ayer, la Defensoría del Pueblo de Ecuador aseguró que con el fallecimiento de un manifestante el pasado miércoles ascendió a cinco el número de muertos relacionados con las protestas.
El fin de semana un hombre fue atropellado por un vehículo que supuestamente huía de una manifestación en el sur del país, mientras que otras tres personas aparentemente “cayeron” de un puente en Quito, según una fuente de la Defensoría.

COMENTARIOS