Pedro Sánchez no logra apoyos y España va de nuevo a elecciones
SIN ACUERDO PARA FORMAR GOBIERNO

Pedro Sánchez no logra apoyos y España va de nuevo a elecciones

El rey constató que ningún candidato tiene respaldos para la investidura. El líder del Partido Socialista atribuye a la oposición la deriva electoral: “Me lo han hecho imposible”.

El socialista Pedro Sánchez no fue capaz de lograr los respaldos necesarios para ser investido como presidente y habrá nuevas elecciones en España. La convocatoria fue avalada por el rey, Felipe VI, luego de una ronda de consultas con todos los partidos con representación parlamentaria.
La nueva cita será el próximo 10 de noviembre. Serán las segundas elecciones generales en siete meses y las cuartas en cuatro años, una situación inédita en España, que se traduce en una inestabilidad política sin precedentes, en un momento en el que suenan tambores de recesión en Europa.
Se espera que el próximo lunes se disuelva el Congreso surgido en las elecciones generales del pasado 28 de abril, en las que el socialismo fue triunfador. Pero sin mayoría propia y obligado a formar alianzas.
Pese a que tenía varias ofertas sobre la mesa, Sánchez prefirió ir a elecciones nuevamente.
Los otros tres grandes partidos responsabilizaron al Psoe y le acusaron de querer las elecciones desde el primer momento.
“He intentado por todos los medios configurar un gobierno moderado y sin frentismos, pero me lo han hecho imposible”, se justificó el líder del Partido Socialista, quien ganó las elecciones del 28 de abril sin mayoría absoluta.
“Desgraciadamente, dos fuerzas conservadoras y una de izquierda han preferido bloquear lo que dijeron las urnas”, aseguró.
Por ello, pensando ya en los nuevos comicios, pidió a los españoles “que lo digan aún más claro” para que se pueda formar un “gobierno sólido y no haya más bloqueos”.
“Lamentablemente, los conservadores españoles poco tienen que ver con los conservadores europeos y han optado por desentenderse”, sostuvo Sánchez, refiriéndose al Partido Popular y su negativa a facilitar su investidura.
“Ciudadanos no tiene nada que ver con el centro ni con los liberales de Europa”, añadió Sánchez, acusando al partido de Albert Rivera de preferir “abrazar a la ultraderecha” en vez de garantizar que haya un gobierno en España.
En cuanto a Unidas Podemos, destacó que les hizo hasta cinco propuestas con fórmulas distintas para llegar a un acuerdo y todas las rechazaron.
“Es el único partido a la izquierda que ha impedido cuatro veces un gobierno progresista”, aseguró, recordando la negativa de Iglesias a su investidura en 2016 y los dos intentos fallidos de julio.
“Iglesias va camino a un récord”, dijo tras defender que era imposible pactar un Ejecutivo que, a su juicio, estaba “minado por la desconfianza”.
“Ante la posibilidad de un gobierno dividido en dos” o “defender al país” elijo “proteger a España”, subrayó.
Sánchez insistió en que España necesita “un gobierno para una legislatura, no con fecha de caducidad ni a prueba o sometido a hipotecas”.
“Nosotros hemos asumido nuestro resultado electoral ¿Lo han asumido el resto de fuerzas políticas? Lo dejo a la consideración de la ciudadanía”, manifestó el socialista.

COMENTARIOS