Abrazadas y llorando para huir de los poblados más castigados por el huracán.
Abrazadas y llorando para huir de los poblados más castigados por el huracán.
TRAS EL PASO DEL HURACÁN DORIAN

Desesperada búsqueda de sobrevivientes en Bahamas

Hay al menos treinta muertos y daños catastróficos, mientras se denuncian saqueos y alertan “que se matan a tiros por comida y agua”.

Las autoridades de Bahamas siguen buscando con desesperación a supervivientes tras el paso del huracán Dorian, que causó al menos treinta muertos y daños catastróficos en parte del archipiélago atlántico con el tiempo en contra por el temor de que haya un problema de salud pública.
El huracán Dorian, una tormenta de categoría 5, que el domingo prácticamente arrasó Bahamas con vientos sostenidos que llegaron a los 295 kilómetros por hora, ha dejado tras de sí muertos, heridos y muchos testimonios del impacto del fenómeno meteorológico.
“Todo se ha ido, la gente está empezando a entrar en pánico. Además de saquear, se están matado a tiros por agua y comida”, dijo entre lágrimas Alicia Cooke.
El análisis de las autoridades todavía no alcanza a mensurar la magnitud de los daños que ocasionó la tormenta debido a que la isla aún se encuentra bajo agua. Esto impide el aterrizaje de vuelos y únicamente se pueden realizar evaluaciones aéreas.
El primer ministro, Hubert Minnis, contó a la CNN que al menos unas 30 personas habían muerto por el huracán, lo que calificó como una “devastación generacional”.
El pueblo de Marsh Harbour es uno de los lugares con mayores daños, con casas destruidas, coches volcados, inundaciones generalizadas y escombros por doquier. Según un informe de Naciones Unidas, unas 70.000 personas requieren de ayuda inmediata.
“Esto es un infierno en todas partes”, sintetizaba el canadiense Brian Harvey, mientras helicópteros estadounidenses y británicos realizaban evacuaciones médicas y coordinaban esfuerzos de socorro para seguir evaluando los daños y prestando ayuda a los damnificados.

COMENTARIOS