Abdo zafó del juicio tras anular el pacto con Bolsonaro
CRISIS POLÍTICA

Abdo zafó del juicio tras anular el pacto con Bolsonaro

El acta bilateral sobre compra de energía de la represa de Itaipú desató una crisis en la política paraguaya.

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, superó ayer el riesgo de ser destituido luego de que su gobierno y el de Brasil rescindieran formalmente el acuerdo secreto para la compra de energía a la represa binacional Itaipú, cuya revelación lo puso en jaque, y de que la iniciativa para promoverle juicio político quedara sin la mayoría necesaria en el Congreso.
Abdo Benítez salvó su cargo gracias a que Honor Colorado, la fracción del Partido Colorado gobernante que encabeza su antecesor, Horacio Cartes, y a la que está enfrentado, retirara su apoyo al juicio político por considerar “reparado el daño” con la anulación del convenio.
“Con la firma de anulación del acta secreta de Itaipú y la remoción de los que fueron parte de la misma, el Movimiento Honor Colorado considera reparado el daño hecho al país; por lo tanto, retira su apoyo al juicio político contra el presidente”, informó el titular de la Cámara de Diputados y vocero de ese sector, Pedro Alliana, en su cuenta de Twitter.
De ese modo, la iniciativa promovida también por los opositores Partido Liberal y Frente Guasú quedó imposibilitada de contar con la mayoría de dos tercios que la Constitución establece para que la Cámara de Diputados acuse y el Senado juzgue.
La decisión de Honor Colorado se conoció poco después de que el nuevo canciller de Paraguay, Antonio Rivas, y el embajador de Brasil en Asunción, Carlos Simas Magalhaes, firmaran ayer, en la sede de la cancillería paraguaya, la anulación del acuerdo secreto.
En el documento, los dos países resolvieron delegar “a las instancias técnicas la definición del cronograma de potencia a ser contratada por la estatal paraguaya Ande y la brasileña Eletrobras para el período 2019-22” y se comprometieron a encontrar “una solución para el problema a corto plazo”, según la agencia de noticias EFE. Una vez rescindido el polémico acuerdo y descartado el juicio político, Abdo Benítez rompió el silencio con un mensaje en el que agradeció el “respeto” de los diversos actores políticos a “la institucionalidad democrática” y formuló un “llamado al diálogo y a la reflexión” a “todos los líderes políticos”.
En el Palacio López, acompañado por su esposa y sin permitir preguntas de los periodistas, el jefe del Estado reiteró su compromiso de “no tolerar corrupción” y advirtió que “si hay otros (funcionarios) que han sido negligentes en su trabajo, también van a seguir siendo destituidos”, reportó la agencia estatal IP.
“Pido disculpas si me he equivocado”, dijo Abdo Benítez en el mensaje de 20 minutos, en el que lució “bastante cansado” según el diario Ultima Hora y cuyo contenido resultó “insípido” para el matutino ABC Color.
El escándalo generado por el acuerdo secreto, revelado la semana pasada, causó la salida del gobierno de Castiglioni; el embajador paraguayo en Brasil, Hugo Saguier, y los presidentes de la empresa estatal Administración Nacional de Energía (Ande), Pedro Ferreira y, pocos días más tarde, Alcides Jiménez.

COMENTARIOS