Tras los insultos con Trump, se fue el embajador británico
EE.UU.

Tras los insultos con Trump, se fue el embajador británico

Kim Darroch dejó el cargo al filtrarse unos documentos en los que calificaba a la administración de Trump de “disfuncional” e “inepta”.

El embajador del Reino Unido en Washington, Kim Darroch, renunció ayer luego de que el presidente estadounidense, Donald Trump, decretara su ostracismo diplomático tras filtrarse sus poco halagadoras opiniones sobre el gobierno del líder republicano.
Mientras tanto, la cancillería británica anunció una investigación para determinar el origen de la filtración a la prensa, que desató una tormenta política en el Reino Unido y recalentó la interna del Partido Conservador para suceder a la primera ministra Theresa May.
May manifestó su “pesar” por la renuncia, que llegó horas después de que el favorito a suceder a la premier, el ex canciller Boris Johnson, se negara a respaldar plenamente al embajador, una postura por la que recibió fuertes críticas.
Darroch, un diplomático de larga trayectoria, dijo que ya no podía desempeñar su tarea en Washington luego de que Trump lo calificara de estúpido y cortara todos los contactos con el representante de uno de los aliados más estrechos de Estados Unidos. La crisis llegó luego de que un diario británico publicara el domingo documentos que revelaban la baja estima del embajador por el gobierno de Trump, al que Darroch describía como disfuncional, inepto y caótico.
“La situación actual me hace imposible desempeñar mi rol como querría”, escribió el ex embajador en su carta de renuncia.
En los documentos filtrados, el diplomático calificó de “incoherente” la política de Trump hacia Irán, dijo que el presidente “irradiaba inseguridad” y que podía estar siendo controlado por “rusos astutos”.
El mandato de Darroch terminaba a fin de año y no está claro si May tendrá tiempo de nombrarle un reemplazante antes de que deje el cargo, en los últimos días de este mes.
El ex embajador anunció su renuncia la mañana después de un debate entre Jonhson y el canciller en funciones Jeremy Hunt, su rival en la interna conservadora de la que surgirá el futuro primer ministro.
“Creo que es muy importante que tengamos una asociación estrecha, una amistad estrecha, con Estados Unidos”, señaló Johnson.
Darroch, quien había recibido el título de “sir” por sus servicios, era embajador en Washington desde 2016, y los cables filtrados cubren desde 2017 a semanas recientes.
“El hecho de que sir Kim haya sido sacado de su trabajo mediante bullying, por los berrinches de Trump y la patética respuesta, propia de quien lame una escupida, de Boris Johnson, es algo que avergüenza a nuestro país”, dijo Emily Thornberry, vocera en asuntos exteriores del opositor Partido Laborista.
Funcionarios británicos están buscando al responsable de las filtraciones publicadas por el diario Sunday Mail, que son un bochorno para Londres.
“Perseguiremos a los culpables con todos los medios a nuestra disposición”, manifestó ayer el jefe de del servicio diplomático de la Cancillería británica, Simon McDonald, ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento.

COMENTARIOS