Bolsonaro prohíbe los fusiles a los ciudadanos
DIO PODER A RURALES

Bolsonaro prohíbe los fusiles a los ciudadanos

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, firmó un nuevo decreto que veta la compra de fusiles, carabinas y escopetas al ciudadano común, pero les otorgó mayor poder que al resto de la población a los propietarios rurales, que forman parte de su base de sustentación política.
La liberación de portación de armas es total para los propietarios de tierras y veta la posibilidad de que adquieran armamento otros residentes en áreas rurales.
El decreto permite la obtención de fusiles en el campo a quienes demuestren “la justa posesión de tierras”.
En un comunicado, el Palacio del Planalto informó que alteró las reglas de flexibilización de porte de armas por los “cuestionamientos surgidos en la sociedad”.
El nuevo decreto prohíbe la concesión de fusiles y armas largas para defensa personal y apenas lo restringe a los propietarios de campos.
La portación de armas fue autorizada con una serie de requisitos a ciudadanos comunes que cumplan ciertos puntos ante las autoridades, una medida que generó polémica institucional y que fue una promesa de campaña.

COMENTARIOS