Bolsonaro flexibilizó aún más la tenencia de armas de fuego
PARA POLÍTICOS, PERIODISTAS Y CAMIONEROS

Bolsonaro flexibilizó aún más la tenencia de armas de fuego

Fue a través de un decreto. Permite además el “transporte” de armas para tiradores deportivos, cazadores y coleccionistas. Y abre las puertas a la importación.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro flexibilizó las reglas para la posesión, el porte y la comercialización de armas para tiradores deportivos, cazadores y coleccionistas. La medida se extenderá también a políticos elegidos para algún cargo público, camioneros, periodistas que cubran asuntos policiales, abogados, agentes de tránsito y empleados de empresas de transporte de valores, entre otros.
También autoriza a portar armas a “residentes en áreas rurales”, “agentes de la administración penitencia” y dueños de clubes de tiro o de empresas que vendan armamentos.
El presidente firmó el decreto presidencial, que modifica la ley de posesión de armas de 2003, en una ceremonia realizada el martes en la que estuvo rodeado por legisladores simpatizantes que aplaudieron y fingieron disparar pistolas con sus manos.
Hasta ahora, las armas eran de uso exclusivo de las fuerzas armadas y la policía. Según la nueva definición del gobierno, las llamadas armas cortas y que usen munición común, como las pistolas .40, .45 y 9 mm pueden ser compradas y portadas por los ciudadanos con licencia de portación.
“Basta que un ciudadano común se afilie a un club de tiro y participe de entrenamientos para poder obtener el registro y, por consecuencia, el derecho de transitar con armas cargadas, en el trayecto hasta el lugar de entreno. En la práctica, la verificación de esa exigencia es subjetiva y ofrece al portador de arma la posibilidad de siempre alegar estar en tránsito”, explicó Caio Pizetta Torres, especialista en temas de seguridad de Control Risks.
La Presidencia adelantó en un comunicado que permitirá que los tiradores deportivos, coleccionistas y cazadores, conocidos en Brasil como CAC, puedan transitar con el arma cargada y tengan derecho a adquirir hasta mil cartuchos anuales, en lugar de los 50 actuales, en función del calibre.
El decreto también levanta restricciones a la importación de armas para esos colectivos. Hasta ahora estaba prohibido importar si había modelos similares producidos en Brasil.
“La seguridad pública empieza al interior de tu casa”, manifestó Bolsonaro.
Para poseer un arma en Brasil, los ciudadanos deberán aprobar una serie de requisitos, incluida una revisión psicológica y un curso de seguridad.

COMENTARIOS