Nicolás Maduro: “Vamos a cortarle la cabeza a quien haya que cortársela”

Nicolás Maduro: “Vamos a cortarle la cabeza a quien haya que cortársela”

El presidente de Venezuela lanzó una polémica advertencia en medio de la escalada de violencia que ya lleva cuatro días y se cobró 4 muertos.

En medio de la escalada de violencia en Venezuela, y luego de la rebelión de un grupo de militares que liberó de la prisión domiciliaria al dirigente opositor Leopoldo López, el presidente Nicolás Maduro aseguró que le cortarán “la cabeza a quien haya que cortársela” para que aprendan a “respetar al pueblo”.

“Hay mucha sordera de funcionarios públicos que no quieren escuchar al pueblo. Se hacen los locos y los sordos. Hay muchos compañeros buenos, tengo que reconocerlo, pero también tenemos un funcionario por allá que se hace el loco y entonces te pide este papel y el otro y no te soluciona nada. Vamos a cortarle la cabeza a quien haya que cortársela para que aprendan a respetar a nuestro pueblo”, lanzó el mandatario chavista durante un jornada con jóvenes militantes.

En ese contexto, el mandatario instó a las Fuerzas Armadas a combatir a “cualquier golpista”, en referencia a los dirigentes opositores que impulsaron la “Operación Libertad”, López y Juan Guaidó.

“Sí, estamos en un combate, máxima moral en ese combate para desarmar a cualquier traidor, a cualquier golpista“, lanzó Maduro durante el acto que fue transmitido por televisión.

Luego de la liberación de López y el pedido de Guaidó para que la gente salga a la calle, la escalada de violencia en Venezuela tuvo entre el miércoles y este jueves su pico máximo. Hasta ahora se contabilizan cuatro muertos, la mayoría adolescentes, y 230 heridos en diferentes ciudades del país caribeño.

La situación del país bolivariano tuvo repercusión en todo el mundo. De hecho, desde que estalló el nuevo conflicto, Estados Unidos y Rusia se disputan a través de declaraciones la búsqueda de una salida. Del lado del gobierno de Donald Trump, incluso, evaluaron una intervención militar.

España también quedó en el centro de la discusión, ya que Leopoldo López, que tiene la ciudadanía de ese país, terminó siendo “huésped” en la embajada española. “No vamos a entregarlo”, anunciaron desde el Gobierno de Pedro Sánchez.

COMENTARIOS