Putin recibió a Kim para bajar la tensión nuclear
CUMBRE EN RUSIA

Putin recibió a Kim para bajar la tensión nuclear

El encuentro en Vladivostok será el primero en el que el líder norcoreano se reúna con un jefe de Estado desde su encuentro con el presidente estadounidense Donald Trump.

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, llegó ayer a la ciudad rusa de Vladivostok, donde fue recibido con honores militares un día antes de la que será su primera reunión con el presidente ruso Vladimir Putin, que se producirá hoy.
La cumbre entre Kim y Putin se centrará en los esfuerzos para la desnuclearización de la península coreana en tiempos en que el diálogo entre Pyongyang y Estados Unidos pasa por un momento difícil tras el fracaso de la cumbre de Hanoi, en la cooperación regional y las relaciones bilaterales.
Kim fue recibido por el ministro para el Desarrollo del Extremo Oriente, Alexandr Kozlov y el vicecanciller Igor Morgúlov, tras descender del tren blindado en la estación ferroviaria de Vladivostok a las 18.00 hora local (5 de Argentina).
La comitiva de recepción también la integraban el embajador ruso en Corea del Norte, Alexandr Matségora, y el gobernador de Primorie, Oleg Kozhemiako.
“Espero que esta visita sea exitosa y útil, y espero que durante las conversaciones con el presidente Putin pueda abordar los temas vinculados a la solución de los problemas en la península coreana y el desarrollo de nuestras relaciones”, indicó.
El líder norcoreano dijo además en Jasán que ha “escuchado muchas cosas buenas” sobre Rusia y ha querido visitarla “durante mucho tiempo”.
“Han pasado siete años desde que me hice cargo del país, pero no tuve la oportunidad de visitar Rusia hasta ahora”, afirmó, según la oficina de prensa del gobierno de la región rusa de Primorie.
Kim Jong-un manifestó que su padre, Kim Jong-il, amaba Rusia y que él tenía la intención de mantenerse fiel a la tradición y fortalecer la cooperación bilateral.
“Con suerte, visitaré este país en el futuro como parte de las relaciones amistosas con su presidente”, señaló.
Según los medios rusos, el líder norcoreano visitó además la Casa de la Amistad Ruso-Coreana, también conocida como la “Casa de Kim Il-sung”, su abuelo, ya que fue construida en 1986 con motivo de la vista del otrora líder norcoreano a la Unión Soviética.
Según explicó un asesor del Kremlin a medios rusos, Moscú buscará “consolidar las tendencias positivas” derivadas de las reuniones previas entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y Kim.
El segundo encuentro entre Kim y Trump, celebrado el pasado febrero en Hanói, terminó sin acuerdo por las diferencias sobre las sanciones económicas impulsadas por Washington. Desde entonces no hubo más contactos públicos de alto nivel entre las partes, aunque ambas dicen que están abiertas a una tercera reunión.

COMENTARIOS