Un intento de robo a dos bancos dejó 11 muertos en Brasil
SAN PABLO

Un intento de robo a dos bancos dejó 11 muertos en Brasil

Unos 30 ladrones fuertemente armados con fusiles y pistolas participaron en el asalto a las sucursales de los bancos Do Brasil y Santander, situadas a pocos metros en una misma calle en Guararema.

Al menos once personas murieron ayer a la madrugada en un tiroteo con la policía durante un intento de robo a dos bancos en la localidad paulista de Guararema, 80 kilómetros al este de la ciudad de San Pablo, Brasil.
Las víctimas fatales eran criminales e integraban un grupo de 25 hombres que hacia las 4 de la madrugada llegaron en cinco autos blindados a la calle Doutor Hércules Campagnoli, en el centro de Guararema, donde hay dos agencias bancarias, una del Banco do Brasil y otra del Santander.
Según informó la policía, los delincuentes, vestidos con chalecos antibalas, iban fuertemente armados, con fusiles y ametralladoras, además de explosivos con los que pretendían hacer explotar los cajeros automáticos de los bancos. La acción despertó la respuesta inmediata de la policía, que tiene una comisaría pared de por medio con la sucursal del Banco do Brasil, a apenas 500 metros de la Alcaldía de Guararema.
La intensa balacera causó pánico entre los vecinos de la zona central de esta ciudad turística de más de 28.000 habitantes. Varios sospechosos lograron escapar, pero otros quedaron bloqueados en plena calle.
“Fue aterrador. Estábamos durmiendo y nuestro perro empezó a ladrar y luego oímos los tiros”, contó a la prensa Vanderleia Gomes, quien vive en una casa a escasos metros del lugar.
Pocos minutos después, uno de los asaltantes comenzó a golpear la puerta de su hogar, mientras apuntaba una pistola contra un hombre que tenía sujetado y amenazaba con matarlo si no abrían. Finalmente, el criminal derribó la puerta y se refugió dentro de la casa y tomó a todos como rehenes.
La policía buscó negociar con el delincuente, pero éste se negó a entregar su arma. De acuerdo a Gomes, se escuchó un tiro, el criminal fue baleado y resultó muerto.
La policía indicó que todos los muertos eran parte del grupo de asaltantes, que ya era investigado por la fuerza especial de la Policía Militar del estado de San Pablo y el Ministerio Público local, que tenía indicios de que planeaban un robo en la zona.
“Lo primero que ocurrió fue el intercambio de tiros con los policías territoriales de la región, que pidieron refuerzo. La Rota (el batallón de operaciones especiales de la Policía Militarizada de San Pablo) bloqueó las vías para que no consiguieran escapar”, explicó el comandante de la Rota, Mario Alves da Silva.
“No sabíamos el lugar exacto en el que realizaría el ataque, por eso reforzamos la seguridad en esas dos ciudades”, agregó Silva.
El robo en cajeros electrónicos mediante el uso de explosivos es común en Brasil y suele ser perpetrado por grupos criminales organizados.
La semana pasada un grupo de hombres armados asaltó en Brasilia un hotel situado junto a la residencia oficial de la Presidencia de Brasil y huyó con una suma de dinero tras destruir con explosivos tres cajeros bancarios electrónicos.
La delincuencia se ha convertido en un verdadero flagelo social en Brasil. El año pasado más de 60.000 personas murieron por la violencia. Además, la policía ha sido acusada de cometer asesinatos extrajudiciales y de fomentar la violencia en múltiples oportunidades.

COMENTARIOS