Ordenaron liberar a Lula da Silva  pero el presidente de la Corte lo anuló
BRASIL. CONDENADO POR CORRUPCIÓN

Ordenaron liberar a Lula da Silva pero el presidente de la Corte lo anuló

La decisión cautelar fue dictada por un juez de ese tribunal, pero Toffoli impidió la excarcelación del ex mandatario. El líder del PT está preso desde abril pasado.

El presidente del Supremo Tribunal Federal (STF), José Antonio Dias Toffoli, suspendió ayer un fallo emitido poco antes por otro juez de esa misma corte que abría la puerta a la liberación del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva, que purga una pena de 12 años de cárcel por corrupción.
“Concedo la suspensión de la medida cautelar para suspender los efectos de la decisión anunciada el día de hoy (por ayer)”, escribió Días Toffoli, poniendo fin así a un nuevo forcejeo judicial en Brasil en torno al ex mandatario.
Aurelio se apoyaba en un artículo de la Constitución que dice que una pena sólo puede ser ejecutada cuando se agota toda la fase de apelaciones y no una vez que la sentencia se confirma en segunda instancia, que es el caso de Lula y de otras 169.300 personas que están en la cárcel.
La cautelar que originó todo el episodio fue dictada por el juez Marco Aurelio Mello, en solitario, quien ordenó liberar a los que condenados en segunda instancia aún pudieran recurrir a otra instancia de apelación.
Conocida la decisión de Aurelio, la defensa de Lula se presentó de inmediato ante la Justicia de Curitiba y pidió la liberación del ex presidente.
La sentencia contra Lula fue ratificada en segunda instancia y la defensa apeló la decisión, la cual está en trámite. “Se torna imperioso el cumplimiento de la decisión emanada de la Suprema Corte”, reclamó su equipo de abogados.
Sin embargo, la procuradora general brasileña, Raquel Dodge, mostró su oposición a la decisión de Aurelio al considerar que podría causar “una grave lesión al orden y la seguridad”.
En respuesta a la procuradora, Toffoli se pronunció en el mismo sentido y así quedó sepultada la posibilidad de que Lula recobre la libertad.
El ex mandatario está detenido en Curitiba desde el 7 de abril, cumpliendo una pena de 12 años por corrupción pasiva y lavado de dinero.
El pedido había sido presentado por el Partido Comunista brasileño, al considerar que mantener a personas condenadas en segunda instancia era inconstitucional.
La modalidad de detención sin atender las tres instancias había sido inaugurada bajo el control de la operación Lava Jato del juez Sergio Moro, hoy ministro de justicia designado por el presidente electo, Jair Bolsonaro.
El abogado de Lula, Cristiano Zanin, anticipó que pedirá que el ex presidente salga de la sede de la Policía Federal de Curitiba, donde cumple condena.
Lula da Silva fue inhabilitado en septiembre pasado para ser candidato presidencial por la ley de Ficha Limpia, que impide a los ciudadanos a aspirar a un cargo electivo si cuentan con condenas judiciales en dos instancias.

COMENTARIOS