Pierde fuerza la  marcha migrante
CENTROAMÉRICA. ÉXODO MASIVO

Pierde fuerza la marcha migrante

Más de 4.500 personas que desistieron de seguir en la caravana que salió de Honduras el día 13 de octubre del país con la intención de llegar hacia Estados Unidos han regresado a su país de manera voluntaria, informó en una rueda de prensa la Primera Dama, Ana García.
La esposa del presidente Juan Orlando Hernández dijo que "afortunadamente" los retornados se dieron cuenta que estaban siendo "manipulados" y decidieron volver al país centroamericano.
Según las autoridades mexicanas, la caravana ahora estaría integrada por unas 3.630 personas, pero los organizadores dicen que son unos 5.500. En su momento, la ONU estimó que la marcha contaba con más de 7 mil personas.
La caravana llegó el jueves a Pijijiapan, en el Estado de Chiapas, y se prepara para ir a Arriaga, un recorrido de unos 100 kilómetros. Todavía está a más de 3.800 kilómetros de distancia de Tijuana y Mexicali, las dos ciudades mexicanas en la frontera con EE.UU. que se estima serán los puntos de entrada al país. García señaló además que en los próximos días se espera el retorno de más hondureños, así como el cadáver de Germán Ramírez, quien murió en Guatemala después de ser atropellado.
El accidente ocurrió sobre el kilómetro 30 de la Ruta al Pacífico, cuando Ramírez "sufrió una caída accidental del vehículo" en el que había pedido ser transportado junto a otro grupo de inmigrantes hondureños que entonces cruzaban Guatemala.
La mayoría de los inmigrantes regresaron en colectivos procedentes de México y Guatemala por los puntos fronterizos de Corinto, en el Caribe, y Agua Caliente, del lado occidental.
"Muchos de ellos están contentos de regresar al país, dónde se les ha hablado de las oportunidades que juntos podemos construir aquí; con Juan Orlado (Hernández) seguiremos apostándole a Honduras", enfatizó García.
Los que regresan, según autoridades, reciben asistencia de un equipo interinstitucional que les facilita alimentación, revisión médica y transporte a sus comunidades de origen, entre otros servicios.
La entrada de la caravana en México propició que el presidente de EE.UU. Donald Trump anunciara que enviaría más tropas a la frontera sur del país, y los medios señalan que serán unos 800 militares. México refuerza con tablas de metal su frontera ante el avance de un segundo grupo de unos 2.000 hondureños.
La gran parte de una caravana de migrantes partió el 13 de octubre de San Pedro Sula (Honduras) con dirección a Estados Unidos y gran parte de ella marcha actualmente por México tras pasar por Guatemala.
Quienes siguen marchando, tiene por delante 1.600 kilómetros para llegar al cruce fronterizo más cercano en McAllen, Texas, pero el recorrido podría duplicarse si los migrantes se encaminan al paso de Tijuana-San Diego, el destino al que llegó una caravana más pequeña a principios de año. En esa ocasión sólo unas 200 personas lograron arribar.
Aún no está claro que ruta tomarán. La inseguridad y el clima juegan en contra. Y todos están agotados.
Las enfermedades, el cansancio y el acoso policial también han sido factores en la reducción de la caravana.

COMENTARIOS