Donald Trump refuerza su política antimigratoria con tropas en la frontera
MIENTRAS AVANZA LA CARAVANA

Donald Trump refuerza su política antimigratoria con tropas en la frontera

El presidente de Estados Unidos anunció que “está enviando a militares” a proteger la frontera sur del país. A su vez, un funcionario del Pentágono ratificó la decisión del mandatario y adelantó que enviará “cientos” de efectivos a la zona limítrofe con México.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reforzó ayer su política antimigratoria, enviando tropas de soldados para “frenar” a las personas que desean ingresar al país de manera ilegal.
Mientras la caravana migrante con más de 7 mil hondureños avanza hacia Estados Unidos desde México, Trump expresó en su cuenta de Twitter: “Estoy enviando a los militares para esta Emergencia Nacional. ¡Serán frenados!”. Luego de quejarse de que las leyes que se aprobaron durante los gobiernos demócratas hacen que sea más difícil “para nosotros frenar a la gente en la frontera”. El funcionario del Pentágono, que habló luego bajo condición de anonimato, indicó que los efectivos movilizados serán usados mayoritariamente para apoyo logístico. El lunes, Trump ya había informado que había alertado a la Patrulla Fronteriza ante la supuesta “Emergencia Nacional” que representa el grupo de entre 7 mil y 10 mil centroamericanos que huyen de la violencia y la pobreza. Previamente, había advertido que cancelaría la ayuda al desarrollo en Centroamérica si continuaban las caravanas y exigió a México detener su paso.
Mientras tanto, la caravana que partió hace más de dos semanas desde Honduras avanza por Chiapas, aunque aún les faltan recorrer más de 3 mil kilómetros para llegar a la frontera, lo que representa un mes y medio más de travesía. El martes, el gobierno de Honduras confirmó que ya fallecieron tres personas por las condiciones riesgosas en las que muchos viajan desde camionetas repletas, mientras que se registran al menos 30 desaparecidos desde que comenzó la caminata.
Los centroamericanos partieron desde Honduras el 13 de octubre y el cansancio obligó a muchos a subirse a camiones de transporte de animales o materiales de construcción, tráileres, o incluso moto taxis que los adelantan en el camino de forma gratuita. Pero la mayoría siguen haciendo a pie el trayecto que va en paralelo con la costa del Pacífico, algunos cargando a sus hijos en los hombros, otros incluso empujando a personas discapacitadas en sillas de ruedas. Los miles de indocumentados partieron la madrugada de ayer del municipio de Mapastepec, en el sureño estado de Chiapas. Su cuarta parada en territorio mexicano será Pijijiapan, un trayecto que les tomará siete horas caminando.

COMENTARIOS