Condenaron a la Iglesia chilena a indemnizar a las víctimas sexuales
ABUSOS

Condenaron a la Iglesia chilena a indemnizar a las víctimas sexuales

El Arzobispado de Santiago deberá pagar USD 670 mil a tres denunciantes por encubrir los abusos a los que fueron sometidos. La clave del fallo fue el descubrimiento de una carta en la sede eclesiástica.

La Corte de Apelaciones de Santiago revocó un fallo de primera instancia y condenó al Arzobispado de Santiago a pagar una millonaria indemnización a víctimas de Fernando Karadima, un influyente párroco que por décadas abusó sexualmente de niños y adolescentes.
Según confirmaron los favorecidos por el dictamen, la Iglesia deberá pagar 450 millones de pesos (unos 670.000 dólares) a James Hamilton, Juan Carlos Cruz y José Andrés Murillo, según el fallo unánime de la IX Sala del tribunal de alzada.
En primera instancia, el juez Juan Muñoz había rechazado la demanda presentada por los tres abusados por Karadima, que han liderado las denuncias contra los abusos cometidos por representantes de la Iglesia y que hace algunos meses fueron recibidos por el Papa Francisco en el Vaticano.
Los tres han acusado a los cardenales Francisco Javier Errázuriz y Ricardo Ezzati, el primero arzobispo emérito de Santiago y el segundo actual titular de la Arquidiócesis, de encubrir los abusos de Karadima, que hace unas semanas fue expulsado del sacerdocio por el Papa.
Karadima, a quien la Justicia canónica condenó a una vida de oración y penitencia, pero al que los tribunales chilenos no condenaron por estar sus delitos prescritos, fue un influyente párroco en un pudiente barrio de Santiago, formador de medio centenar de sacerdotes, de los que cinco llegaron a ser obispos.
El cambio de giro de la Justicia se debió al descubrimiento de una carta que el cardenal Errázuriz envió al nuncio Giuseppe Pinto en 2009, en la que señalaba que tras recibir las denuncias contra Karadima había resuelto no interrogar al párroco para no causarle molestias.
La misiva fue encontrada durante los allanamientos al Arzobispado de Santiago realizados en junio pasado por el fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias.
“Histórico: Iglesia pierde y se admite encubrimiento, negligencia y mentiras. Desde hoy un mundo más seguro para niños”, publicó en las redes sociales Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de Karadima.
Según un catastro publicado por la Fiscalía Nacional de Chile a finales de agosto, actualmente hay 119 investigaciones en curso contra 167 personas relacionadas con la Iglesia imputadas y 178 víctimas cuantificadas, 79 de las cuales eran menores de edad cuando ocurrieron los hechos.
En tanto, el Papa Francisco ha aceptado la renuncia de cinco obispos chilenos, después de que el pasado mes de mayo los 34 obispos del país presentaran en bloque su dimisión en el Vaticano.

COMENTARIOS