La multitud expresó su rechazo a la separación de Europa.
La multitud expresó su rechazo a la separación de Europa.
SALIDA DEL REINO UNIDO DE LA UNIÓN EUROPEA

Masiva manifestación reclamó otro referendo sobre el Brexit

Londres se convirtió en una caja de resonancia para pedir que el país se mantenga dentro del bloque continental.

Más de medio millón de personas participaron ruidosamente en "la mayor manifestación sobre el Brexit", ayer sábado en Londres para reclamar un referendo sobre el acuerdo final entre el Reino y la Unión Europea, que sigue negociándose a solo cinco meses del plazo para que el país salga de la UE.
Se trata también de la mayor manifestación en el país desde la que movilizó a los británicos en contra de la guerra de Irak en 2003, se ufanó "Peoples Vote" en un comunicado, un movimiento que milita por un "voto popular" y que agrupa a numerosas asociaciones eurófilas.
Según este movimiento, unas 570.000 personas participaron en la manifestación. La policía británica no comunicó cifras.
Bajo un suave sol otoñal boreal una compacta multitud llegó por la tarde delante del Parlamento británico y a las calles de los alrededores, agitando numerosas banderas europeas y luego de haber recorrido Londres y cruzado el barrio de los ministerios.
En las pancartas las consignas eran en contra de la salida de la UE o burlándose de la incapacidad de la primera ministra conservadora Theresa May para negociar un acuerdo de divorcio con la UE. "Detengan el Brexit", "El Brexit es malo", "Quedémonos juntos" o "Tengo 16 años y el Brexit me roba mi futuro".
Entre los manifestantes que llegaron a Londres desde todas partes del país transportados por más de 150 autobuses, había numerosos ciudadanos de otros países de Europa, representados por "The3Million", grupo de presión que defiende los intereses de los cerca de 3,4 millones de ciudadanos de otros países europeos residentes en Reino Unido.
La marcha congregó a una multitud unida en la difícil tarea de convencer a la primera ministra británica Theresa May de que convoque una segunda consulta popular sobre el resultado de sus negociaciones con Bruselas.
Pese al ambiente festivo, el mensaje es grave: el Brexit que sus partidarios prometieron antes del referéndum del 23 de junio de 2016 --en el que 52% de los británicos votaron por dejar el bloque-- no tiene nada que ver con el que se está negociando ahora.
La primera ministra ha dejado muy claro que no tiene ninguna intención de permitir que se vuelva a consultar a los ciudadanos sobre esta cuestión. "Ahora quieren un segundo referéndum para volver a dirigirse al pueblo británico y decirle: oh lo sentimos mucho, creemos que se equivocaron", lanzó Theresa May el miércoles ante la Cámara de los Comunes en Westminster.
"No habrá un segundo referéndum. La gente votó y este gobierno lo llevará a cabo (al Brexit)", enfatizó.

COMENTARIOS