La Armada paraguaya justificó el avance en el río
FRONTERA

La Armada paraguaya justificó el avance en el río

Los efectivos de esa fuerza echaron a los pescadores argentinos que participaban de un concurso de pesca en la isla Apipé Grande.

La Armada de Paraguay justificó la suspensión de un torneo de pesca de costa con devolución que se realizaba en la isla Apipé Grande, en la provincia de Corrientes. En un comunicado oficial sostuvo que si bien los organizadores contaban con la autorización del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, la competencia debía realizarse en otro sector de la isla, fuera del área considerada reserva.
El diario Ultima Hora de Paraguay publicó el descargo que realizaron los militares paraguayos, tras la polémica intervención que incluyó la exhibición de armas de guerra y un tono intimidante hacia los pescadores deportivos.
En esa comunicación detallan que el torneo de pesca “se debía desarrollar fuera de los 3.000 metros aguas arriba y misma distancia aguas abajo del vertedero de la central hidroeléctrica Yacyretá” y que el sábado, al recorrer la zona “para resguardar la seguridad de los participantes, no se encontró a los pescadores ni a la organización”, que estaban en otro sector.
La Armada Paraguaya insiste en que “la zona de la actividad se trasladó arbitrariamente hacia la reserva íctica y que, además, no se estaba cumpliendo con la devolución de los peces capturados”, lo cual fue desmentido por organizadores y los mismos pescadores.
Los militares paraguayos indicaron que nunca desembarcaron en la isla y que “se ha respetado en todo momento la soberanía territorial argentina. Además se ha evitado satisfactoriamente llegar a agresiones o conflictos innecesarios con los organizadores o participantes”.
El polémico procedimiento fue realizado por el capitán de Corbeta Milciades Coronel González, quien amenazó con decomisar los equipos de pesca de los participantes de la competencia.
El viceintendente de San Antonio de Apipé, sostuvo que los militares paraguayos “amenazaron con bajar a las costas y retirar las pertenencias de los pescadores” que participaban de la 4º Fiesta Regional del Pescador.
Dacunda se quejó porque “dos días antes de nuestro concurso había entre 30 y 40 lanchas arrojando espineles en la zona del vertedero, lo cual está prohibido”.
Al referirse a los militares paraguayos, Dacunda destacó en Radio Sudamericana que “estaban con armas de guerra y en una situación de amenaza. Imaginate si la gente desconcertada empezaba a arrojar piedras, se podía generar un conflicto grave”.
El viceintendente sostuvo que cuenta con “audios de WhatsApp, donde nos dicen que tenemos que pescar en la zona de la playa de Apipé y ese lugar también está dentro de prohibición de pesca. Nos piden que se cumpla la ley dando una opción para infringirla”.
Dacunda dijo que en la isla Apipé viven una situación muy particular “porque somos un territorio argentino, pero rodeados de aguas que son de jurisdicción paraguaya. No queremos que haya problemas porque el servicio de salida de la isla pasa por el río”.

COMENTARIOS