Revelan un asesinato en el  consulado saudí de Turquía
ESTAMBUL. LA VÍCTIMA ERA PERIODISTA DEL WASHINGTON POST

Revelan un asesinato en el consulado saudí de Turquía

Las autoridades aseguran que tienen una grabación de audio y otra de video que prueba el hecho.

El gobierno turco informó a funcionarios estadounidenses que tiene pruebas de audio y video de que el periodista Jamal Khashoggi fue asesinado y desmembrado dentro del consulado saudita en Estambul, publicó ayer The Washington Post.
El diario, donde Khashoggi era columnista, citó a fuentes que pidieron anonimato diciendo que las imágenes muestran cómo lo detuvieron cuando fue a la sede diplomática el 2 de octubre a fin de buscar un documento para su boda.
Mientras tanto, una delegación de Arabia Saudita llegó a Turquía como parte de una investigación, según reportó la agencia estatal de noticias Anadolu.
Los sauditas oficialmente ya calificaron como “infundada” la acusación de que secuestraron y/o dañaron físicamente a Khashoggi. Pero no ofrecieron ninguna prueba de que el hombre se fue del consulado y desapareció, pese a que su futura esposa lo estaba esperando afuera.
Ankara y Riad formarán un “grupo de trabajo conjunto” para investigar el caso, explicó este jueves Ibrahim Kalin, vocero del presidente turco.
Aún se desconoce si el objetivo de los agentes saudíes era el asesinato de Khashoggi o este no pudo resistir las torturas que presuntamente sufrió. También se baraja la hipótesis de que el cuerpo del periodista fuese descuartizado para facilitar su traslado al exterior y su ocultación posterior. Así que se han recogido los efectos de Khashoggi para extraer muestras de ADN y se investigan los dos teléfonos móviles que dejó a su prometida, la turca Hatice Cengiz, antes de acudir al consulado. Uno de ellos estaría conectado al reloj Apple que portaba en el momento de su desaparición y que podría dar información sobre su paradero, recorrido o constantes vitales.
Por el momento, los agentes turcos no han procedido a investigar el edificio consular pese a que el martes las autoridades saudíes accedieron a permitir el registro. De acuerdo con dos miembros del equipo investigador entrevistados por The Washington Post, las autoridades saudíes “no cooperan” y no se ha garantizado el acceso requerido en el consulado ni en la residencia del cónsul, adonde se dirigió uno de los vehículos en los que presuntamente viajaban los agentes saudíes tras permanecer tres horas en el consulado.
Este viernes, el portavoz de la presidencia turca, Ibrahim Kalin, ha anunciado que, a petición de Riad, se ha establecido “un equipo de trabajo conjunto” entre los policías turcos y los agentes saudíes enviados para investigar el caso.
El periodista tenía 59 años y era cercano a la familia real saudita. Se había convertido en un crítico del gobierno actual y del príncipe heredero Mohammed bin Salman, quien introdujo reformas pero mostró poca tolerancia a las opiniones adversas.
Khashoggi vivía en un exilio autoimpuesto en los Estados Unidos desde el año pasado. En The Washington Post escribió ampliamente sobre Arabia, incluyendo críticas a su guerra en Yemen, su reciente disputa diplomática con Canadá y el arresto de activistas por los derechos de las mujeres.

COMENTARIOS