Cómo llega Brasil a las elecciones
BOLSONARO NO SE PRESENTÓ AL ÚLTIMO DEBATE

Cómo llega Brasil a las elecciones

Brasil abre el juego este domingo a un nuevo capítulo de su historia electoral con el llamado a las urnas para votar al sucesor de Michel Temer. Con el ultranacionalista Jair Bolsonaro del PSL cada vez más establecido en el primer lugar, la incógnita recae principalmente en el desempeño del petista Fernando Haddad, con miras a un casi asegurado balotaje. Gabriel Puricelli y Andrés Malamud brindaron su mirada sobre la crisis política del gigante sudamericano, el surgimiento de Bolsonaro, el veto a Lula, las comparaciones entre el Lava Jato y la causa de los cuadernos y el futuro del cual debemos estar atentos.
Luego del impeachment a Dilma Rousseff en 2016 y con el avance sin pausa del Lava Jato, la ruptura entre gran parte de la sociedad brasileña y la política tradicional fue creciendo paso a paso. La causa judicial más grande de la historia de Brasil hizo crujir a la casta política y repercutió en las alianzas partidarias, llegando a esta elección en un escenario complejo no solo para quien logre llegar al Palacio del Planalto sino también por la conformación del Congreso.
Además de la presidencia, se eligen cargos legislativos nacionales y estaduales, como también gobernadores.
Gabriel Puricelli, sociólogo y coordinador del Programa de Política Internacional del Laboratorio de Políticas Públicas, dio a este medio sus impresiones al respecto.
“El sistema de corrupción que pone en evidencia el Lava Jato provocó una crisis de credibilidad muy fuerte, que combinada con una fase económica mediocre, han llevado a un distanciamiento ciudadano de la política muy grande que se expresa primordialmente en ese voto de protesta que se espera en favor de la candidatura de Bolsonaro”, opinó.
En ese sentido, sostuvo que en Brasil hay “una crisis política que está en curso” y que tiene implicancias en el desarrollo de la campaña electoral, la cual consideró que “está transcurriendo bajo condiciones extraordinarias, ya que el líder político más popular - Lula da Silva- no puede presentarse y quien está primero en las encuestas -Bolsonaro- está convaleciente”.
Para el politólogo Andrés Malamud, investigador principal del Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad de Lisboa, la actualidad brasileña muestra al sistema político en un estado de “degeneración más que de regeneración”.
“Las megaoperaciones anticorrupción erosionan el sistema político existente, pero no crean uno nuevo. Al caer los partidos establecidos, que mantenían un orden corrupto, el orden suele deteriorarse más que lo corrupto”, profundizó.

COMENTARIOS