El Papa se despide de Irlanda, tras pedir “perdón de Dios”  por los abusos sexuales
ANTE MÁS DE 500.000 FIELES

El Papa se despide de Irlanda, tras pedir “perdón de Dios” por los abusos sexuales

El Sumo Pontífice ofició la misa de clausura del Encuentro Mundial de Familias en el Phoenix Park de Dublin.

Música, bailes y encuentros entre peregrinos de todo el mundo amenizaron la misa de clausura del Encuentro Mundial de Familias que ofició el Papa Francisco en el Phoenix Park de Dublin, ante más de 500.000 fieles.
Con esta multitudinaria eucaristía, el pontífice puso punto final a su visita de dos días a Irlanda para participar en esa reunión de las familias católicas que se celebra cada tres años y, a cuyo término, Francisco anunció la próxima sede.
Para entretener al casi medio millón de personas que se congregó en este parque, la organización del IX encuentro preparó un programa de 12 horas de actividades -antes y después de la misa-, con artistas locales y llegados de Inglaterra, Estados Unidos, Alemania, Austria, Francia, India, Canadá, y Latinoamérica.
Entre otros, figura el dublinés Paddy Moloney, líder y fundador del legendario grupo de folk The Chieftains, a quien el rey Felipe VI otorgó este mes la Encomienda de la Orden del Mérito Civil por su enorme contribución en la promoción de “la música celta y tradicional”.
El Papa Francisco “imploró” el domingo el “perdón de Dios” por las agresiones sexuales cometidas en Irlanda por sacerdotes católicos, en el segundo día de su visita a este país.
“Imploro el perdón de Dios por estos pecados, por el escándalo y la traición sufridos por tantas personas en la familia de Dios”, declaró el Papa al efectuar una visita al santuario de Knock, lugar de piedad mariana a 180 km de Dublin.
Desde 2002, más de 14.500 personas declararon haber sido víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes en Irlanda. “Ninguno de nosotros puede prescindir de conmoverse con las historias de menores que han sufrido abusos, a quienes se les ha robado la inocencia y que han sido abandonados a la herida de dolorosos recuerdos. Esta cicatriz abierta nos desafía a ser firmes y decididos en la búsqueda de la verdad y la justicia”, declaró el Papa Francisco.
La jerarquía de la iglesia irlandesa fue acusada de encubrir los abusos cometidos por centenares de sacerdotes.

COMENTARIOS