Erdogan logra la reelección presidencial entre protestas
TURQUÍA

Erdogan logra la reelección presidencial entre protestas

El líder islamista logra más del 53% de los votos, una vez escrutados el 95% de los sufragios. El presidente sale reforzado también con una clara mayoría parlamentaria.

Recep Tayyip Erdogan, el líder islamista que ocupa el poder en Turquía desde 2002, se encaminaba ayer a la reelección como presidente de la República, con casi el 53% de los votos, escrutado el 95% de los sufragios, según el recuento provisional difundido por la agencia estatal de noticias Anatolia. En la doble jornada de comicios presidenciales y legislativos celebrada hoy, su Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) se aproxima a la mayoría absoluta en el Parlamento, con el 44% de los votos, que sumados al 11% de su aliado Movimiento Nacional (MHP), parece garantizarle el control de la Cámara.
La marea de votos de color naranja, el del emblema del AKP, se extiende por todo el mapa de Anatolia hasta Estambul. Excepto en el sureste del país, donde el prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP) afianza su hegemonía al superar la barrera del 10% de los votos nacionales que da acceso al Legislativo, y en la costa mediterránea y en Tracia, región fronteriza con Grecia, donde el Partido Republicano del Pueblo (CHP, socialdemócrata y laico) mantuvo sus feudos y logró agregar, junto a sus socios de derecha y religiosos, un 33% de los sufragios.
En la elección presidencial, que ha acaparado la atención política por el desafío planteado por el socialdemócrata Muharrem Inge, una figura emergente con la que habrá que contar a partir de ahora para el futuro de Turquía, Erdogan ha demostrado una vez más que no hay aún ningún líder en su país capaz de batirle en las urnas.
Pese a la compleja situación económica de Turquía, marcada por la devaluación de la lira frente al dólar y el euro y por una inflación de dos dígitos, el presidente ha logrado la reelección para seguir al frente de la República hasta 2023, cuando se cumple el centenario de su fundación por Mustafá Kemal, Atatürk.
Erdogan ha superado con creces el listón del 50% de los sufragios que le garantiza la reelección directa sin arriesgarse a una segunda vuelta, donde podría haber tenido que afrontar el voto de castigo de todas las fuerzas de la oposición.
El dirigente de centroizquierda Muharrem Inge superó por poco el 30% de los votos, rompiendo el techo electoral del CHP, mientras que la nacionalista conservadora Mere Akserner, que rompió con el sometimiento del MHP a Erdogan para crear el Partido del Bien, y el dirigente encarcelado kurdo Selahettin Demirtas, empataban a un simbólico 7%.
La oposición turca se ha negado a reconocer por el momento los resultados ofrecidos por la agencia estatal de noticias, tachándolos de “manipulación” gubernamental. El candidato opositor Inge ha pedido a sus seguidores que “no abandonen” para impedir eventuales fraudes.
Del mismo modo, ha reaccionado la candidata nacionalista Aksener, que ha obtenido menos votos de los esperados: “¡Apoderados y amigos, no abandonemos las urnas! Debemos protegerlas de los manipuladores intentos de la agencia Anatolia”.
En el exterior de la sede del AKP en Ankara se congregaron cientos de simpatizantes para festejar la reelección de su líder, que recibió las felicitaciones de sus aliados políticos.

COMENTARIOS