Putin asume su último mandato y renueva a Medvedev en el cargo
RUSIA

Putin asume su último mandato y renueva a Medvedev en el cargo

Más de dieciocho años en el poder no han desgastado mucho a Vladimir Putin, que ha tomado ayer posesión de su cuarto y seguramente último mandato al frente de Rusia. El reto es sacar al país de sus problemas económicos sin renunciar a su asertiva política exterior. El Gobierno ruso presentará su dimisión una vez que el presidente Putin sea investido para un nuevo mandato, abriendo un nuevo ciclo político en el que todas las miradas están puestas en la futura sucesión del líder ruso. El primer ministro Dimitri Medvedev volverá a ser primer ministro y su candidatura será remitida a la Duma. “El objetivo de mi vida será servir a nuestro país”, ha dicho el presidente Putin. “Al asumir el cargo de presidente de Rusia soy consciente de mi enorme responsabilidad ante el pueblo ruso”, ha añadido Putin, que ha agradecido al pueblo ruso por el apoyo sincero y la confianza que depositó en él con ocasión de las elecciones presidenciales. “Considero que es mi deber hacer todo lo necesario para el futuro pacífico y próspero de Rusia”, ha señalado el líder ruso. Alrededor de 5.000 personas, entre ellas miembros del actual gabinete, las dos cámaras del Parlamento ruso, la Administración del presidente y el Tribunal Constitucional de Rusia, estaban invitadas a la ceremonia de investidura.
Para su toma de posesión, el presidente permaneció dentro del recinto del Kremlin. Esta vez no se repitió la gran caravana presidencial a través de Moscú. Elevar la edad de jubilación, aumentar la carga fiscal a empresas y a particulares y dar más libertad y garantías a la iniciativa privada son las reformas pendientes. Mitigadas las protestas del fin de semana, que se saldaron con 1.600 detenidos, Dimitri Medvedev, de nuevo primer ministro, deberá compartir el poder con sectores más contrarios a la apertura. Pero también con algunos liberales con los que tiene mala sintonía, como el ex ministro de Finanzas, Alexei Kudrin.

COMENTARIOS