Trump exigió reformas migratorias, pidió unidad y llamó a “vivir el sueño americano”
ESCASAS REFERENCIAS A LATINOAMÉRICA

Trump exigió reformas migratorias, pidió unidad y llamó a “vivir el sueño americano”

Desde el Congreso, el presidente de Estados Unidos dio su primer discurso del Estado de Unión y proclamó “un nuevo momento estadounidense”.

El presidente Donald Trump llamó a la unidad de los estadounidenses para crear un país “seguro, fuerte y orgulloso”, pidió al Congreso que apruebe una controvertida reforma migratoria y afirmó que “este es nuestro nuevo momento estadounidense. Nunca antes ha habido un mejor tiempo para empezar a vivir el sueño americano”.
En su primer discurso sobre el estado de la Unión, que se extendió por una hora y 20 minutos, el mandatario defendió los logros de su gobierno y reforzó su prioridad de poner los intereses estadounidenses por delante de cualquier otra consideración.
Luego de un año plagado de controversias y escándalos, Trump llamó a “dejar de lado nuestras diferencias, buscar un terreno común, y construir la unidad que precisamos para ofrecerla a las personas que nos han elegido para ser sus servidores”.
“Comencemos reconociendo que el estado de nuestra unión es fuerte porque nuestro pueblo es fuerte”, dijo el mandatario, quien añadió que todos los estadounidenses estamos construyendo “un Estados Unidos seguro, fuerte y orgulloso”, indicó.
“Quiero hablarles del tipo de futuro que tendremos, y qué tipo de nación seremos. Todos nosotros, juntos, como un equipo, una persona, una familia estadounidense”, expresó.
El mandatario pasó revista a los principales logros de su primer año de gestión, como la adopción de un nuevo sistema de seguros públicos de salud y la aprobación de una completa reforma del sistema impositivo.
Parte importante del discurso, sin embargo, se centró en la urgencia de aprobar una reforma migratoria, que permitiría también destrabar el diálogo político en el Congreso y permitir la aprobación del presupuesto federal.
Trump defendió la propuesta lanzada la semana pasada por la Casa Blanca, que abre la puerta a la nacionalización de 1,8 millón de extranjeros en situación irregular al cabo de 12 años, pero que viene acompañada de rígidas medidas para contener la inmigración.
El gobierno pide USD 25.000 millones para construir un muro en la frontera con México, refuerza drásticamente la vigilancia fronteriza, interrumpe la reunificación familiar, recorta el cupo de inmigrantes legales y suspende el sorteo de visas.
“Es el momento de reformar esas obsoletas reglas migratorias y finalmente traer nuestro sistema migratorio al siglo XXI”, dijo Trump.
Desde las tribunas del plenario, unos 23 jóvenes inmigrantes que esperan regularizar su situación acompañaban las palabras del presidente, invitados por legisladores del Partido Demócrata.
Trump también anunció un ambicioso plan de inversiones por valor de u$s 1.500 millones en el plazo de un década para renovar la decaída infraestructura del país, en especial la dedicada al sector de transportes.
El presidente también reiteró que su gobierno estaba determinado a adoptar nuevas normas en sus relaciones comerciales, dejando de lado “acuerdos injustos”.

COMENTARIOS