Puigdemont pidió diálogo para superar la crisis generada por el separatismo catalán.
Puigdemont pidió diálogo para superar la crisis generada por el separatismo catalán.
CRISIS EN ESPAÑA

Independentistas piden dialogar con Rajoy

Puigdemont quiere iniciar conversaciones fuera de España y el jefe de gobierno aseguró que hablará con un “interlocutor válido”.

El destituido presidente catalán, Carles Puigdemont, pidió ayer al jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, que “rectifique” de forma urgente luego de haber revalidado su liderazgo secesionista en las elecciones regionales de Cataluña, y apeló una vez más a un “diálogo sin condiciones”.
“Demando y exijo que se nos respete. Somos el gobierno legítimo de Cataluña”, dijo Puigdemont en conferencia de prensa desde Bruselas, Bélgica, después de los inéditos comicios catalanes, que fueron convocados por Rajoy en el marco de su intervención en la región.
“¿Va a respetar el gobierno español la democracia? Si es así, mañana mismo puedo volver”, añadió el líder secesionista, quien en caso de regresar a España sería arrestado y llevado ante la Justicia, que lo investiga por delitos de rebelión, sedición y malversación por haber intentado la secesión de Cataluña.

Rajoy, inflexible
Por su parte, el jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, insistió en que dialogará sólo “dentro de la ley” con el gobierno que se constituya en Cataluña tras las elecciones previsiblemente formado por los partidos independentistas.
“El gobierno de España quiere ofrecer toda su colaboración y toda su mejor voluntad de diálogo constructivo, abierto y realista siempre dentro de la ley”, dijo Rajoy en una rueda de prensa en el palacio presidencial de La Moncloa, en Madrid.
“Sea cual sea, el gobierno resultante estará como todos los gobiernos sometidos al imperio de la ley”, añadió, luego de que el destituido presidente del gobierno de Cataluña, , pidió desde Bruselas una reunión fuera de España para negociar sobre la situación en Cataluña.
Al ser preguntado sobre si considera un interlocutor “válido” al independentista Carles Puigdemont, Rajoy se limitó a decir que hablará “con aquella persona que ejerza la presidencia” del gobierno catalán.
El jefe del Ejecutivo español dijo que está “abierto a normalizar la situación” en Cataluña pero insistió en que no aceptará que nadie “se salte la Constitución ni la ley”.
El partido “unionista” Ciudadanos ganó las elecciones en votos y escaños, pero los tres partidos que impulsan la independencia, con la candidatura Junts per Catalunya de Puigdemont a la cabeza, obtuvieron la mayoría parlamentaria.

Abierto desafío
“La receta de Rajoy fracasó. A más movilización de los catalanes, más votos a favor de la independencia”, subrayó Puigdemont en abierto desafió a Rajoy, luego de unas elecciones con una participación récord del 82%.
En ese contexto, el líder secesionista dijo que “hace falta una rectificación urgente” y que “el señor Rajoy tiene la oportunidad de ponerse del lado de las soluciones”. En esa línea agregó que “el reconocimiento de la realidad es indispensable para encontrar una solución”, dijo.
Puigemont reiteró también su demanda a la Unión Europea, que hasta ahora le dio la espalda a los secesionistas catalanes: “con una participación histórica nos hemos ganado el derecho a ser escuchados. No demando nada imposible”.

COMENTARIOS