Tailandia despide al rey Bhumibol
EL CUERPO FUE INCINERADO

Tailandia despide al rey Bhumibol

Centenares de soldados vestidos con uniformes tradicionales multicolores avanzaban entre el canto de monjes delante de una muchedumbre en lágrimas: Tailandia celebró el funeral de su monarca, con estatus de semidiós, algo cultivado por la junta militar y la élite conservadora.
El cuerpo del rey Bhumibol Adulyadej, fallecido el 13 de octubre de 2016 a los 88 años, estaba conservado en Palacio, rodeado de un permanente ceremonial budista, regularmente transmitido por la televisión.
Para sus funerales, ni el gobierno de la junta militar ni la monarquía, una de las más ricas del mundo, escatimaron en gastos: se calcula que la ceremonia y la construcción del crematorio costaron alrededor de 90 millones de dólares.
Pero, contrariamente a lo previsto, tras una larga jornada de ceremonias, el Palacio anunció por la noche que la cremación no sería pública ni retransmitida por la televisión.
"El difunto rey ha sido incinerado pero ninguna imagen fue difundida", explicó a la agencia de noticias AFP un responsable del Palacio. Poco antes, los medios habían sido invitados a abandonar el lugar.

COMENTARIOS