El ataque de un “lobo solitario” dejó casi 60 muertos y más de 500 heridos
TRAGEDIA

El ataque de un “lobo solitario” dejó casi 60 muertos y más de 500 heridos

Ocurrió durante un festival de música country. El responsable se atrincheró en el piso 32 de un hotel cercano y desde allí disparó

Un hombre abrió fuego contra una multitud durante un festival de música country en Las Vegas y dejó al menos 58 muertos y 515 heridos, informó la policía de la ciudad. El tirador, llamado Stephen Paddock y residente de Mesquite, a poco más de 100 kilómetros de Las Vegas, disparó desde el piso 32 del cercano hotel Mandalay Bay y se suicidó al verse rodeado por la policía en la habitación que ocupaba. El presidente Donald Trump dirigió un mensaje a la nación en el que señaló que los investigadores a cargo del ataque serán los encargados de dar precisiones. “Melania y yo oramos por las víctimas”, dijo el mandatario.
El asesino tenía 64 años. Se creyó, primero, que estaba acompañado por una mujer asiática llamada Marilou Danley, quien fue buscada con intensidad por la policía. Más tarde comunicaron que fue ubicada y descartaron que fuera cómplice de Paddock. En los videos que se conocen del hecho se puede ver cómo en medio del recital comienzan a oírse los disparos de un arma automática. Poco después, el pánico era general, los asistentes se arrojaron cuerpo a tierra, otros corrían y otros simplemente no sabían qué hacer. El espectáculo se interrumpió.
“Creemos que era un solo atacante, del tipo 'lobo solitario'”, dijo la Policía. El funcionario descartó que el ataque fuera un acto de terrorismo, y afirmó que, por el momento, no quería dar una cifra precisa de las víctimas.
El tiroteo se desató durante el festival de música country Route 91 Harvest, a alrededor de las 22:30 horas locales (05:30 GMT). Era la tercera y última noche del festival, que se celebra desde hace cuatro años delante del hotel-casino Mandalay Bay.
Las primeras fotografías desde el lugar muestran a una mujer en el piso bañada en sangre y otras, a personas refugiándose detrás de columnas.
Jason Aldean estaba en la tarima cuando se escuchó la primera ráfaga de disparos.
Dramáticos videos subidos en las redes sociales captaron el momento en el que se desató el tiroteo.
En la secuencia se escucha la música y luego el ruido de un fusil automático. La música se detiene. “Al suelo”, grita uno. “Quédense en el suelo”, se oye decir a otro.
Un atacante fue abatido, informó la policía; más tarde agregó que descartaban la presencia de otro.
La Policía pidió a la gente que evite transitar la zona; mientras tanto, en la redes circulan videos de la multitud escapando del lugar.
La Policía cerró parte del strip de la ciudad, la calle por donde están los principales hoteles-casinos, y pidieron a los transeúntes “no transmitir en vivo o compartir (por redes sociales) la posición de los oficiales en el lugar”.
El aeropuerto informó, por su parte, que varios vuelos habían sido desviados por el incidente.
“Es una noche triste para Las Vegas”, escribió la alcaldía en Twitter.
“Estas son las ventanas desde las que se perpetró el ataque. El asesino debió romperlas a tiros”.
El tiroteo se registró siete meses después de otro que dejó un muerto y un herido y en la misma calle, Las Vegas Strip.
El sitio Gun Violence registra una estadística de 272 tiroteos masivos en lo que va de 2017, sin contar este.
Hace una semana exacta, un hombre armado mató a una mujer e hirió a otras siete personas en una iglesia de Nashville, al sur de los Estados Unidos.

COMENTARIOS