Theresa May aún no logra formar gobierno  y estalla una guerra interna en su partido
INGLATERRA

Theresa May aún no logra formar gobierno y estalla una guerra interna en su partido

Tras su dura derrota en las elecciones generales, los propios conservadores discuten quién podría reemplazar a la premier. El martes se reúne con los Unionistas de Irlanda del Norte para negociar una posible alianza.

Una sangrienta guerra civil estalló entre los conservadores de su partido y Theresa May, que intenta formar gobierno tras su personal derrota electoral y puso en marcha un nuevo gabinete en Downing St, que incluye a Damian Green como viceprimer ministro, por exigencia partidaria. Cuando el ex chancellor de las finanzas y su ex compañero de gabinete, George Osborne, dijo en la televisión el domingo que May “es una mujer muerta que camina” y que su tiempo dependerá “de un condenado en el pabellón de la muerte”, el pacto con los Demócratas Unionistas Protestantes de Irlanda del Norte (DUP) no se ha concretado.
Su decisión de buscar nominar a uno de los partidos del Ulster como sus aliados pone en peligro el equilibrio en el delicado proceso de Irlanda del Norte, que no acepta decisiones partisanas y su asamblea legislativa está disuelta por una profunda crisis política en la provincia. A la incertidumbre en el reino se puede sumar un reinicio de la violencia en Irlanda del Norte.
Theresa May tendrá la respuesta del DUP a su invitación en una reunión el martes. La nueva estrella escocesa conservadora Ruth Davidson, que impidió al ganar 21 bancas para los torys que los nacionalistas escoceses formaran un gobierno de coalición con Jeremy Corbyn como primer ministro, se opone a él como la mayoría de sus pares Torys. Ruth es gay y los integristas protestantes irlandeses no aceptan el matrimonio homosexual. Para mayor confusión, Downing St anunció, en un comunicado, un acuerdo con el DUP, que ellos desautorizaron porque no se ha concretado aún. El lunes a la tarde, May deberá reunirse con el Comité 1.922, quien la puso en el poder sin elección popular tras el Brexit. También, puede recomendarle irse. La primera ministra ha perdido la autoridad moral en su partido y todo es una cuestión de tiempo. Nadie descarta ahora una elección general británica “antes de fin de año”. Y otro Brexit, que incluya la incorporación al mercado único europeo y a la pertenencia a la unión aduanera, que acarrean el libre movimiento de personas en Europa.
En otro día extraordinario en la hoy tropicalizada política británica, los shows dominicales de la televisión se trasformaron en la plataforma para minar el debilitado liderazgo de Theresa May por sus pares Torys. Lord Michael Helseltine, que consiguió derrocar a Margaret Thatcher del poder y es uno de las grandes figuras conservadoras, advirtió que “el Brexit es el cáncer del partido conservador”.

COMENTARIOS