Estados Unidos lanzó la "madre de todas  las bombas" sobre un blanco del EI
EN AFGANISTÁN

Estados Unidos lanzó la "madre de todas las bombas" sobre un blanco del EI

El Pentágono aseguró que la MOAB, un poderoso explosivo no nuclear, "hizo impacto con un complejo de cavernas" en el distrito de Achin, en la provincia oriental de Nangarhar. El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo que se tomaron "todas las precauciones necesarias para evitar víctimas civiles y daño colateral".

Estados Unidos utilizó ayer en Afganistán su más potente bomba no nuclear contra un complejo de cavernas bajo control del grupo radical Estado Islámico, informó una alta fuente del Pentágono.
La bomba conocida por la sigla MOAB "hizo impacto con un complejo de cavernas" en el distrito de Achin, en la provincia oriental de Nangarhar, dijo el portavoz del Pentágono, Adam Stump.
Fue el primer uso de este armamento en combate. Se informó que fue arrojada desde un avión Hércules C130 de la Fuerza Aérea estadounidense.
Este artefacto tiene formalmente la denominación GBU-43/B, aunque se la llama "madre de todas las bombas", pesa poco más de nueve toneladas y fue desarrollada por el Laboratorio de Investigaciones de la Fuerza Aérea estadounidense.
El general John Nicholson, jefe de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, dijo que la gigantesca bomba es "la munición adecuada para reducir los obstáculos y mantener el impulso de nuestra ofensiva" contra las fuerzas del Estado Islámico y Khorasan.
Poco más tarde, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo que "era necesario quitarles el espacio operacional, y lo hemos hecho".
"Estados Unidos tomó todas las precauciones necesarias para evitar víctimas civiles y daño colateral como resultado de esta operación", declaró Spicer.
Hasta este jueves, esa bomba había estallado solamente en ensayos realizados por la Fuerza Aérea en 2003.
Estados Unidos ya realizó operaciones antiterroristas en esa zona. En una de las últimas, el 8 de abril, falleció un miembro de las fuerzas especiales en combate cara a cara con los jihadistas.
El uso de la "madre de todas las bombas", que mata con la imponente presión de aire que genera, indicaría que la zona estaba ampliamente ocupada por operativos e instalaciones del ISIS, sin evidente presencia civil.

La MOAB, “madre de todas las bombas”
La GBU-43/B, madre de todas las bombas, apodada MOAB por sus siglas en inglés (Mother of All Bombs) pesa 9.800 kg, está guiada por GPS y es la bomba no nuclear más potente de EE UU. Tiene casi seis metros y está diseñada para atravesar 60 metros de tierra y 18 de concreto antes de detonar, verdaderamente la reina de los “rompe búnker”.
Lanzada desde 6.000 metros de altura, la MOAB viaja hacia la tierra a velocidad supersónica y se incrusta en blancos duros, como defensas subterráneas, roca, concreto reforzado o placas de acero.
La idea de un arma que explota en el aire en lugar de explotar al impactar es la de aumentar su poder destructivo. Una bomba que penetra en la tierra y luego explota tiende a enviar toda su energía o bien a la tierra o directo al aire. La bomba que explota en contacto con el aire manda gran parte de su energía hacia el costado.
La MOAB, una bomba inteligente, está diseñada para provocar el máximo de destrucción a búnkers, túneles y otras áreas que típicamente soportan bombas incluso grandes y artillería aérea. Puede matar personas a varios cientos de metros del punto de detonación y causar daño en los pulmones y otras heridas en un área incluso más amplia.
“Lo más sorprendente de la MOAB es que es la bomba más potente jamás construida y que cumplió su cometido- disuadir al enemigo- simplemente porque saben de su existencia”, expresó Robert Hammack, jefe del equipo de despliegue de la bomba en un artículo en Air Force en 2008.
La bomba, lanzada en Afganistán fue operada por un Comando de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea. Fue lanzada desde un avión MC-130 contra blancos de ISIS y extremistas. La Fuerza Aérea estadounidense apuntó contra un complejo de cuevas de la provincia de Nangarhar luego del asesinato de un soldado estadounidense que combatía contra el grupo terrorista en ese país.
En términos de capacidad destructiva puede ubicársela entre las más temibles desarrolladas por el Pentágono en la última década. Reemplaza a la Daisy Cutter de la era de Vietnam, un bomba de 6.800 kg con 1.200 kg de explosivos GSX, menos potentes.
El general John Nicholson, comandante de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, aprobó el uso de la bomba. Al aumentar sus pérdidas, ISIS pasó a usar artefactos explosivos improvisados, búnkers, túneles. “Esta es un arma indicada para reducir estos obstáculos y mantener nuestra ofensiva contra ISIS”, indicó Nicholson.
Se cree que es la primera vez que se una la MOAB en un campo de batalla desde que fue desarrollada durante la guerra contra Irak.
Oficiales militares declararon a CNN en 2003 que la MOAB había sido concebida principalmente como un arma empleada para “operaciones psicológicas”.
Dijeron esperar que la MOAB generara una explosión tan enorme que fuera capaz de sacudir a las tropas iraquíes presionándolas a rendirse o a ni siquiera combatir. Los oficiales sugirieron que los iraquíes pueden haber confundido la explosión de la MOAB con una detonación nuclear.

COMENTARIOS