Se pueden colgar fácilmente cuadros livianos sin hacer agujeros.
Se pueden colgar fácilmente cuadros livianos sin hacer agujeros.
DE FORMA SIMPLE Y LIMPIA

Decorar paredes sin agujerearlas

No es necesario utilizar el taladro o el martillo. Qué cuestiones hay que tener en cuenta y cómo aplicar cada método.

La decoración de las paredes no siempre tiene que ver con empapelarlas o dejar las paredes como un colador para colgar estanterías, cuadros o adornos. Además, muchas veces la idea de hacer agujeros no convence o puede que se esté alquilando la propiedad y los dueños no quieran que se use el taladro. Para este último punto, es que les ofrecemos un par de tips que no implican hacer ningún tipo de orificio.
Antes de empezar a decorar la pared hay que tener en cuenta el peso del objeto que se quiere colgar. Y es que si no se quiere hacer agujeros en la pared el cuadro tampoco puede ser muy pesado. Sin embargo, existen soluciones que permiten colgar hasta un cuadro de 6 kilos.
Otra cosa e a tener en cuenta es dónde se quiere colgar un cuadro. No todas las paredes son iguales en cuanto al revestimiento, así que no todos los recursos para colgar cuadros sin hacer agujeros funcionarán.
Una cosa es hacer unos cuantos agujeros para colocar un estante en la pared y otra muy distinta es tener que convertir la pared en un queso gruyere lleno de orificios porque se ha decidido hacer una galería de fotos y cuadros. Puede que los estantes ya estén o sean de obra. Así que una idea fácil y económica para decorarla y no tener que usar (demasiado) el taladro es apoyar los cuadros en estantes. Además, los hay de apenas 10 centímetros, de manera que no ocupan mucho espacio.
Una buena opción es colocar una repisa, ya que se ganará almacenaje y se podrán mostrar los cuadros. Y todo ello, sin haber hecho ningún agujero. Para no perder ningún centímetro, está la opción de hacerlos a medida.
También se pueden colocar los cuadros o fotos sobre un mueble.
De esa manera, se los podrá exponer apoyados sobre la superficie del mueble y la pared. Ya sea en un aparador o una cómoda o cualquier otro mueble, tener los cuadros apoyados es una opción muy sencilla y resolutiva para decorar la pared.
Eso sí, hay que pensar bien la composición que se va a hacer y pensar en conjunto para conseguir una armonía visual y estética. Las cintas de doble cara, también llamadas tiras adhesivas, son unas tiras de velcro muy fáciles de colocar y que además, cuando se tiene que retirar el cuadro, no dañan la superficie. Tan sólo se tiene que limpiar muy bien el trozo de pared donde se quiera colgar el cuadro y secarlo. Luego colocar la cinta intentando no tocarla demasiado para que no pierda sus propiedades adherentes y listo.

Otras superficies
Si se es de los que le gusta decorar cualquier pared, no se puede renunciar a colgar un cuadro en el baño. Existen cintas de doble cara antihumedad por lo que resultan perfectas para baños y cocinas.
Otro caso de superficies no lisas es el de las paredes de revoque texturado, donde las tiras adhesivas no son útiles. Sin embargo, se puede usar una pasta adhesiva de montaje desmontable (parecida a la masilla) que pega muy bien y tienen un despegado bastante fácil y limpio. Además este tipo de pasta no es única y exclusivamente para superficies rugosas ya que se puede usarla en paredes pintadas o con azulejos.

Soportes
Las molduras también pueden ayudar a decorar una pared. Si la idea no es poner ningún cuadro, los vinilos son otro recurso para decorar las paredes de forma sencilla y sin hacer agujeros.
Aportan un toque personal y desenfadado y lo mejor de todo es que llenan cualquier pared vacía sin ocupar espacio.

COMENTARIOS