Arquitecto Gastón Traverso.
Arquitecto Gastón Traverso.
OFICINAS DE LA PEQUEÑA FAMILIA MEDICINA PREPAGA

Reutilizar para lograr un espacio de trabajo flexible y funcional

El Arquitecto Gastón Traverso, a cargo del proyecto, dio detalles de las nuevas instalaciones de la empresa, con un concepto de reciclado y estética industrial.

El pasado mes de agosto, en Gandini 128 fueron inauguradas las nuevas oficinas de La Pequeña Familia Medicina Prepaga luego de un gran trabajo de reutilización y reciclado de una edificación que se convirtió en un espacio de trabajo flexible, luminoso y especialmente funcional y abierto, para lograr las mejores condiciones laborales.
El arquitecto Gastón Traverso, quien estuvo a cargo de toda la transformación brindó detalles sobre el proceso de la obra y la concreción de las nuevas oficinas.

Un proyecto superador
Debido al crecimiento de la empresa, era necesario disponer de mayor espacio, motivo por el cual la empresa decidió avanzar en un proyecto superador que albergara a todo su personal, con condiciones de trabajo mucho más adecuadas.
“Decidimos reciclar el edificio de calle Gandini, ya existente de la empresa, destinado a depósito, cochera y que estaba bastante abandonado”, explicó Traverso.
“La propuesta fue crear un espacio de trabajo flexible, de reutilizar y reciclar todo lo que estaba.Son dos galpones que fueron reutilizados y readecuados pero desde un reciclaje, no se trata de una obra nueva. De hecho, tiene los mismos metros cuadrados”, indicó.
El desafío resultó por demás importante porque en ciudades como Junín, según indica Traverso, “con un código de edificación y demás, se plantea que aparecen muchos lugares potables como edificios, pero que por el tamaño o por el uso que se les podría dar no pueden estar radicados en el radio céntrico”.
Estos edificios fueron depósitos de la Droguería Suizo Argentina que se trasladó hace tiempo al Parque Industrial.
“En Junín hay muchos lugares así, entonces el desafío era ver cómo poder reutilizar esos edificios sin demolerlos”.
Y el desafío se concretó, hace menos de un mes, con la inauguración de una obra imponente, con todas las ventajas y en una zona clave.
El edificio se compone de dos plantas, y según explica Traverso, “se trata de un espacio muy alto, que tiene en un caso, planta cerrada, donde están las salas de reuniones y la gerencia; y en la otra parte resulta semiabierto. Es todo balconeo hacia el espacio principal”.
Una de las claves de las nuevas oficinas es que se trata de espacios abiertos, en los que se puede ver desde abajo hacia arriba y son muy transparentes.
“Se participa además de la visión de la calle, del patio y cuenta con mucha iluminación natural”, explicó el profesional.

La obra
El compromiso asumido fue sin dudas el de usar el edificio y reciclarlo, darle nuevas funciones, situaciones de confort y la funcionalidad que la empresa requería.
“Se reciclaron alrededor de 900 metros cuadrados. Toda la parte funcional la trabajamos mucho con la gerente Agustina Manzini”, destaca Traverso.
“Se hicieron cronogramas funcionales y se trató de lograr espacios flexibles, con grandes lugares de trabajo, con un concepto y una estética industrial,en los que hubiera un espacio único y donde se pudiera reordenar y sectorizar”.
Según Traverso, “ese es el criterio de flexibilidad que se necesita en estos lugares que crecen y cambian permanentemente por las propias particularidades del rubro”.
Ese fue el desafío, según el arquitecto: usar la mayor cantidad de elementos preexistentes tales como entrepisos, pisos, techos.
“Se reestructuró de manera moderna, con estética industrial y muy abierto”.
Incluso destacó que actualmente, con el funcionamiento de las oficinas, se puede percibir el silencio y el clima de trabajo agradable que pudo lograrse con el edificio.
“Los lugares no son cerrados ni compartimentados, solo los requeridos por necesidad de privacidad y demás.Todo lo demás es abierto”.
También se logró reciclar y expandir un patio, se creó un comedor para el personal, abierto y equipado.
Asimismo, las nuevas dependencias cuentan con un auditorio preparado para reuniones y capacitaciones.
“Se buscó el reciclado de un edificio abandonado, en desuso, por cuestiones urbanísticas, y se pensó en los circuitos administrativos y técnicos. A eso se lo trató de forma tal que resultara en un espacio flexible, agradable y que generara energía positiva para todo el personal y todas las personas que trabajan allí.Fue una de las premisas del proyecto y creo que se lograron”, concluyó.

COMENTARIOS