Plaza pública y jardines, con estructura vessel.
Plaza pública y jardines, con estructura vessel.
OBRAS EMBLEMÁTICAS

El gran parque del futuro

El emblemático parque francés de atracciones Futuroscope, abre en ¡ 2019 una miniciudad para niños y en 2020 una atracción que “romperá con todo”.

¡Ni te imaginas lo que te espera! se lee en el cartel promocional de Futuroscope para 2019, que muestra a los integrantes de una familia saltando sonrientes y felices. Una niña y un niño están en primer plano, porque este año serán los protagonistas de una atracción especialmente dirigida a ellos y lo que allí le espera son muchas diversiones, sorpresas y enseñanzas de ecología. Futuroscope (futuroscope.com), situado en Poitiers (Francia), a medio camino entre Burdeos y París, es un parque temático dedicado al futuro, donde el aprendizaje y la diversión se unen, para que las familias puedan vivir un sinfín de experiencias, emociones e historias imaginarias, basadas en el concepto del ocio inteligente.
Todo ello mediante atracciones, películas y espectáculos, en las que el espectador se siente inmerso, basados en las últimas tecnologías multimedia, cinematográficas, audiovisuales y robóticas, pantallas gigantes, grandes estructuras móviles, realidad virtual y efectos sensoriales, y dedicados a distintos ámbitos, como los descubrimientos y las sensaciones fuertes.
Mucho de todo esto ha estado vedado, por razones de seguridad, para los niños que miden menos de 1,20 metros (no importa su edad sino su tamaño), dejando fuera a buena parte de los menores, que solo tenían a sus disposición una serie de zonas de sencillos juegos infantiles y algunas atracciones ligeras.
En Futuropolis, que abre este mes, los niños pueden conducir coches eléctricos, tirarse por una tirolesa gigante o jugar a ser bomberos. En 2019 las cosas cambiarán, porque Futuroscope experimenta un cierto replanteamiento para captar más público infantil, y como primer paso “ha transformado el ya existente ‘Mundo de los niños’ en Futuropolis, la ciudad de los niños”, explica Montse Balaguer, Directora España/Portugal de Futuroscope.
Los pequeños de la casa y en algún caso toda la familia podrán pasárselo en grande en esta miniciudad de 10 hectáreas, donde los niños podrán conducir un coche eléctrico, tirarse por una tirolina gigante o jugar a ser bomberos”, adelanta.
Futuropolis es un mundo ecológico, dónde los niños podrán divertirse, proyectarse en sus futuros oficios, realizar sus sueños de mayores, señalan desde este parque temático, cuya entrada es gratuita para los menores de 5 años. Organizados alrededor de un centro-ciudad, los barrios de esta ciudad imaginaria con 21 instalaciones, algunas de ellas para niños de 1,20 metros de estatura, proponen a los pequeños jugar a ser atletas, pilotos, jardineros o arqueólogos.
“Dos grandes novedades, que podrán disfrutarse en Futuropolis y la dotan de una base náutica, son el Estadio Acualímpico, equipado con trampolines gigantes flotantes para caminar sobre ellos o saltar sobre el agua, y la Academia de Salvamento, un tiovivo acuático para aprender a pilotar ‘zodiacs’ entre las olas”, informa Balaguer. Otra novedad para 2019 es Planet Power, una película de 22 minutos en 3D, que revive la espectacular odisea aérea del Solar Impulse, el primer avión en dar la vuelta al mundo solo con energía solar, realizada en 2015 y 2016 por los suizos Bertrand Piccard y André Borschberg, informa Futuroscope.
Una base náutica, equipada con trampolines gigantes flotantes para caminar sobre ellos o saltar sobre el agua, es una de las atracciones más esperadas del parque.
Este documental también cuenta la historia de los pioneros de la electricidad, recordando el papel clave de inventores como Benjamin Franklin (la comprensión de los rayos), Michael Faraday (el motor eléctrico), Thomas Edison (la bombilla eléctrica) y Nikola Tesla (el transporte de corriente alterna).

COMENTARIOS