Existen actualmente desarrollos que se ofrecen en pozo con el 30 por ciento de adelanto en efectivo y el resto a pagar en 24 y 36 cuotas en pesos.
Existen actualmente desarrollos que se ofrecen en pozo con el 30 por ciento de adelanto en efectivo y el resto a pagar en 24 y 36 cuotas en pesos.
EN NÚMEROS

¿Es el momento ideal para invertir en desarrollos inmobiliarios en pozo?

La tradición nacional manda: invertir en el techo propio o en un terreno. Pero, ¿cuántos conocen de inversiones en pozo?

La cultura de un país marca la tradición y la idiosincracia de sus habitantes, y haciendo un paralelo con el sector inmobiliario, qué mejor que recurrir a la repetida frase que de generación en generación nunca cambió: invertir en tierra o ladrillos.
Pero, tratándose de Argentina, las cíclicas crisis económicas obligan a tomar no una, sino varias decisiones a la vez.
Una de esas decisiones, es lograr la casi imposible meta de ganarle a la inflación y evitar perder el valor de nuestro patrimonio. En Rosario, Santa Fe, como en otros puntos del país, crece cada vez más la opción de comprar un departamento en pozo, mayormente de 1 ambiente, en cuotas y en pesos, para luego venderlo en dólares.
Alejandro Martínez, martillero de la capital santafecina, indicó a InformeConstruccion.com que durante el primer cuatrimestre del año, los inmuebles en Rosario se valorizaron en torno al 4 por ciento. Entonces, esta ciudad ofrece la posibilidad de recaer en planes de cuotas mensuales en pesos para luego vender la unidad terminada en dólares.¿Por qué? Porque los ladrillos se valorizan en dólares, pero se compran en pesos y financiados. Por ejemplo, existen actualmente desarrollos que se ofrecen en pozo con el 30 por ciento de adelanto en efectivo y el resto a pagar en 24 y 36 cuotas en pesos. Una vez terminada y entregada la unidad, la misma se puede vender en dólares y sacarle una renta superior debido a la devaluación.
Más al norte del país, en Posadas, Misiones, el negocio sigue la misma tendencia. Eliana Levitt, de Levitt Macagno Propiedades, indicó que "el inversor que busca resguardar su dinero sigue muy activo y son una buena oportunidad, ya que las obras de construcción en pozo le ofrecen invertir pesos y capitalizarse en dólares. De todas maneras, es importante que asesoremos al inversor para que sepa en qué emprendimientos confiar, ya que gran parte de hacer un buen negocio es tener la certeza de entrega del departamento. Es decir, que el constructor tenga el capital y la solvencia para terminar la obra iniciada".
Asimismo, continuó: "Además, que ayudemos a analizar la mejor opción de compra: qué emprendimiento y si es al contado para cerrar costos y mejorar beneficios o bien, con entrega y saldo en cuotas con índice CAC o Clarín. Estos contextos la negociación con empresas solventes, puede resultar beneficiosa para ambas partes, tanto compradora como vendedora. En el caso de las personas que buscan comprar como consumidores finales, y estaban pensando en un crédito hipotecario o bien están muy sujetos a su salario, en su mayoría han postergado por unos meses su decisión. Una vez que se establezcan parámetros más claros con los créditos, las necesidades de vivienda de las personas van a volver a impulsar sus decisiones de compra y de venta".
Finalmente, Eduardo Ruiz, de Ruiz & Hijos -inmobiliario de la Ciudad de Buenos Aires- si visión del negocio no cambia: "Salvo quienes querían acceder a un crédito UVA que ahora no pueden por la disparada del dólar, quien tiene el ahorro en el colchón tiene una buena oportunidad para ir al pozo, comprar en cuotas en pesos y luego ganarle a la inflación vendiendo en dólares".
"Eso sí -advierte- hay que buscar emprendimientos con historia, con referencias de desarrollos ya finalizados y luego, sí, comprar en cuotas para vender en dólares".

COMENTARIOS