Estudios de luz solar para mejorar el diseño, de Zaha Hadid Architects.
Estudios de luz solar para mejorar el diseño, de Zaha Hadid Architects.
ESPECIAL ARQUITECTURA Y TECNOLOGÍA

El Big Data está transformando la arquitectura

Casi todo lo que hacemos produce datos, desde pasar tarjetas de crédito, los "me gusta" en Facebook y buscar direcciones en Google Maps. ¿Cómo afecta esto a la arquitectura?

La arquitectura cambia todos los días. Los arquitectos diseñaban edificios para personas. Hoy, cada vez más arquitectos diseñan edificios para servidores y grandes almacenes de datos para empresas. Sin embargo, esta no es la única forma en que Big Data está cambiando la arquitectura.
Con acceso a más datos, los arquitectos pueden obtener datos que los ayuden a diseñar edificios más seguros, más eficientes y más únicos.
Cada vez mayor de dispositivos, como hornos y refrigeradores, están reforzando el Internet de las cosas y retransmitiendo los datos que reúnen.

Cómo el Big Data está cambiando la arquitectura
1. Los clientes exigen datos de los arquitectos
Los clientes comienzan a pedirles a los arquitectos que entreguen algo más que solo conjuntos de dibujos.
Están estudiando los modelos BIM ricos en datos que usan las empresas para documentar proyectos como una forma de suministrar información para aplicaciones posteriores, como la administración de instalaciones.
Como BIM ha logrando cierto nivel de madurez dentro de la industria, hay una expectativa creciente de que los arquitectos producirán conjuntos de datos, como la hoja de cálculo COBie (Intercambio de información de construcción de operaciones y operaciones), como parte de sus entregas regulares.
La hoja de cálculo COBie es esencialmente una lista de activos de construcción, como sillas y sistemas HVAC, que el propietario puede usar para administrar la instalación.
Para los arquitectos, esto significa que sus datos deben ser tan rigurosos como sus dibujos.

2. Los clientes están exigiendo datos de los edificios
Los clientes también se han interesado en los datos generados por los edificios.
Como se mencionó antes, todo, desde refrigeradores hasta hornos, se está conectando a internet para que pueda transmitir información.
En la Bienal de Venecia del año pasado, Rem Koolhaas predijo que cada elemento arquitectónico está a punto de asociarse con tecnología basada en datos.
Esta información permite a los propietarios de edificios medir y mejorar cuantitativamente el rendimiento de sus instalaciones.
Pero lo que estamos viendo de los propietarios de edificios innovadores es el uso de datos para realizar una evaluación integral de su desempeño. The Walt Disney Company combina el seguimiento de la ubicación con los datos de ventas y otras métricas de experiencia del usuario para optimizar el rendimiento de sus parques.
A medida que más propietarios confían en los datos de construcción para mejorar el rendimiento de sus activos, los arquitectos deben asegurarse de que sus edificios puedan suministrar estos datos críticos.
Los arquitectos también deben reconocer que los clientes van a utilizar estos datos para medir su propio rendimiento. Las organizaciones de certificación de construcción sostenible ya están haciendo cambios para verificar el rendimiento del edificio utilizando datos reales.
Los contratos basados en el rendimiento, en los que se retiene una parte de los honorarios de un arquitecto hasta que los datos posteriores a la ocupación validan su rendimiento de diseño prescrito, también están ganando popularidad.
Los renders pronto no serán suficientes para vender un proyecto; las empresas deberán demostrar que pueden respaldar sus predicciones con datos reales.

3. Los datos están cambiando los procesos
La abundancia de datos puede dar lugar a depósitos de datos y hojas de cálculo COBie, pero los cambios mucho más profundos para los arquitectos serán de procedimiento.
Por ejemplo, el uso de BIM para diseñar y documentar un edificio ha requerido un conjunto completamente nuevo de procesos comerciales.
El edificio podría ser visualmente similar a lo que se habría diseñado en el pasado, pero todo detrás de escena, desde la redacción del contrato hasta la capacitación del personal, debe ser repensado.
Los arquitectos tienen más acceso a datos que pueden ayudarlos a elegir los mejores materiales y diseños para sus edificios. Desde el acero hasta la madera, pasando por las diferentes técnicas de diseño, las encuestas de datos pueden atraer la investigación de todo el mundo y brindar a los arquitectos la oportunidad de encontrar estos resultados sin tener que hacer la mayor parte del trabajo.
Los arquitectos pueden localizar o ampliar su encuesta de datos dependiendo del servicio de recursos que elijan, pero tener acceso a toda esta información solo ayudará a los diseñadores y constructores a crear edificios más eficientes (de energía y de otro tipo).
El Big data está haciendo que la arquitectura no sea absoluta: está transformando la industria.
La está ayudando a evolucionar. A medida que las empresas comienzan a moverse cada vez más hacia la era de los datos, los arquitectos tendrán que comenzar a crear edificios que puedan mantener el ritmo y proporcionar datos útiles.

COMENTARIOS