Jardín de 37 m2 con riego automático realizado por Guido Castro. En él se utilizaron 1543 plantas.
Jardín de 37 m2 con riego automático realizado por Guido Castro. En él se utilizaron 1543 plantas.
PROTAGONISTAS

Nuevos conceptos verdes

Jardines verticales, la inspiración de la naturaleza.

Patrick Blanc, un botánico francés del Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS), de París, es el pionero en la creación de un sistema para crear jardines verticales que muestra una nueva forma de construcción estética que integra la botánica y la arquitectura.
Se trata de una instalación cubierta de plantas de diversas especies que son cultivadas en una estructura especial, dando la apariencia de ser un jardín pero en vertical.
Los jardines o muros verticales pueden ser utilizados en distintas construcciones tanto interiores como exteriores, convirtiéndose en una atracción que, además de contar con múltiples beneficios, han generado un nuevo concepto que reverdece paredes maximizando los espacios.

Jardines con alto valor estético
El paisajista Guido Castro explicó cómo se construyen y cómo se mantienen este tipo de jardines de gran estética que hoy inundan las ciudades.
“Para la realización de un jardín vertical de alto valor estético-artístico, las diferentes variedades de plantas se seleccionan según la ubicación y las condiciones climáticas, así como la orientación del mismo”, explicó.
“Se instala un sistema de estructura liviana y se utilizan plantas que responden bien a esta técnica donde no hay suelo y además conviven con otras muchas especies; se instala un sistema de riego automático que varía según el tamaño del jardín, lo que permite un ahorro notable de agua”, detalló.
Los muros verdes se adaptan a cualquier superficie e iluminación, ya que se crea el propio Ecosistema con las condiciones necesarias para que el jardín pueda crecer sin ningún tipo de inconveniente.

Espacios y mantenimiento
Los jardines verticales pueden realizarse en espacios exteriores o interiores, dentro de un túnel, en interiores de hoteles, edificios públicos y privados, estaciones de servicio, entre otros. De hecho, a través de los jardines verticales muchas empresas han aportado al cuidado del medio ambiente.
“Es un ‘arte verde’ y como tal, puede ser instalado hasta en un sótano donde no exista presencia de luz solar, siempre y cuando generemos el bioclima que necesitan las plantas con lámparas especiales que simulen la fotosíntesis, les brindemos la inyección de nutrientes necesaria para su óptimo desarrollo y los respectivos ciclos de riego”, explicó Guido.
Los aspectos climáticos juegan un papel importante al punto tal que determinarán la selección de las especies a utilizar en los jardines.
“Se realiza un estudio previo de la región y se eligen las plantas que mejor se comportan, como las nativas que crecen más fácilmente y otras de comportamiento mucho más amigable con el ambiente. Es increíble cómo los jardines se llenan inmediatamente de colibríes y mariposas y muchos otros microorganismos generando un equilibrio natural casi sin intervención humana”, aseguró el especialista.
El mantenimiento, según Castro, “es simple, ya que cuenta con un sistema de riego automatizado, se desarrolla y auto-mantiene. Precisa únicamente una o dos podas anuales y un chequeo general cada cierto tiempo para verificar su correcto funcionamiento”.

Beneficios notables
Castro asegura que “son notables los beneficios que nos brinda un jardín vertical, es por eso que su uso está extendiéndose y se incorpora cada año a más centros de oficinas, edificios estatales y privados. No sólo embellecen el espacio, sino que también, en temporada de verano, aíslan el sitio de las elevadas temperaturas generando sensación de frescura y, durante el invierno, absorbe los fuertes vientos y las bajas temperaturas. Por lo tanto el ahorro energético es muy significativo”.
Su naturaleza ecológica es increíble, “por cada metro cuadrado de jardín vertical, tenemos el oxígeno para una persona por año”.

Planeamiento y costos
El costo de la construcción de un jardín vertical dependerá del lugar donde se instale, las condiciones de la pared y las instalaciones estructurales que se necesiten.
“Si, por ejemplo, se pretende instalar en un sitio donde ni siquiera hay pared, lo primero q deberíamos hacer es crear una estructura de hierro capaz de soportar la estructura liviana donde se instalará el jardín vertical; si además ese lugar tampoco cuenta con instalaciones eléctricas y pluviales para descargar el agua, estos ítems hacen encarecer el sistema”, explicó Castro.
“Todo el planeamiento se efectúa de manera artesanal, siendo que ningún jardín vertical es igual a otro, cada uno es especial”.

COMENTARIOS