UNNOBA

El nuevo rol del docente frente a las Tics

La disertante aseguró que el docente debe “pulir” la información que le llega al alumno. La imagen cobra un rol crucial en la nueva enseñanza.


sábado, 26 de octubre de 2013
El nuevo rol del docente frente a las Tics

La disertación de la apertura estuvo a cargo de Betina Lippenholtz, licenciada en Letras y Documentalista Multimedia.

La Escuela de Tecnología de la UNNOBA desarrolló las III Jornadas de Intercambio Docente, tituladas “Cuál es la relación adecuada entre Tecnología y Pedagogía”.
De acuerdo a la directora de la Escuela, Claudia Russo, el encuentro apuntó a “enriquecer las propias prácticas docentes a partir de la puesta en común de experiencias aúlicas”.
La disertación de la apertura estuvo a cargo de Betina Lippenholtz, licenciada en Letras y Documentalista Multimedia, quien abordó el tema “Panorama Tic (Tecnologías de la información y la comunicación)”.
Lippenholtz consideró que los docentes se encuentran atravesando un momento particular: “No somos ni los famosos nativos digitales, ni somos los que sabemos todo con respecto a las Tics. El docente se encuentra en transición: hay docentes que usan las tics, otros que no, otros que no las quiere usar, otros que quieren aprender. Tenemos distintos tipos de personalidades de docentes y materias”.
A diferencia del docente, el alumno usa las Tics habitualmente. Sin embargo, lo crucial para Lippenholtz no es que las use, sino “cómo las usa”: “Usar o no las Tics es una pregunta incorrecta, porque las Tics ya están, el tema es cómo las usamos”. “En el futuro va a ser una pregunta obsoleta”, opinó.
La especialista se refirió también a la “infointoxicación”, la cual se define como “abundancia de información”. Mientras que el alumno es un “prosumer”, es decir, un productor y consumidor de información simultáneamente, el docente adquiere un nuevo rol: limitar o pulir esa información. “Es fácil crear información pero es difícil reducirla. Cómo trabaja el docente ante este nuevo panorama: le da mucha importancia al alumno, se trabaja a través del trabajo colaborativo, se le da mucha importancia a las conexiones y las inferencias. Además, hay mucha participación de las redes y es muy importante el aspecto visual”, resumió Lippenholtz.
De esta manera el rol del docente es de “pulir esa información, es decir, buscar con un filtro”. “Uno entra a google y tiene millones de links. Lo que hace el docente es personalizar, limitar esa información, cuestión que el alumno no lo sabe hacer aún por sí mismo”, planteó Lippenholtz.
La disertante consideró que los alumnos actuales son completamente distintos a los de antes. “Una de las características del alumno es que tiene mucha capacidad respecto de lo visual, más que del aspecto textual”, añadió.
Para Lippenholtz la imagen tiene la capacidad de sintetizar, al mismo tiempo que provocar. De esta manera, la imagen puede ser utilizada como herramienta pedagógica: “La imagen es una síntesis de un mundo sobreinformado”.
De cualquier forma, no se trata de mostrar una imagen porque sea más fácil: “La imagen implica el desarrollo de una actitud crítica, porque el alumno y el docente lo que tienen que hacer es sintetizar todo un discurso de palabras en una sola imagen. Esa es una tarea que no puede hacer el alumno por trabajar en facebook y el docente, en cambio, sí lo sabe hacer”.