LA CRIANZA DEL BEBE

Las publicidades de leches “maternizadas” influyen en la mamá que deja de amamantar

Así lo afirmó la doctora Mercedes Luna, responsable del Plan Materno-Infantil de Región Sanitaria III. La especialista destacó que la leche de madre favorece el desarrollo del sistema nervioso central.


miércoles, 23 de mayo de 2012
Las publicidades de leches “maternizadas” influyen en la mamá que deja de amamantar

promueven los beneficios de la lactancia materna.

Influenciadas por las publicidades de leches “maternizadas”, que se repiten en los medios de comunicación, muchas madres dejan de amamantar a su bebé. Así lo aseguró la doctora Mercedes Luna, directora del programa Materno-Infantil de Región Sanitaria III de la provincia de Buenos Aires, en diálogo con DEMOCRACIA.
Para la especialista, los beneficios del amamantamiento no tienen que ver sólo con que se nutre al bebé con las proteínas, los ácidos grasos y los hidratos de carbono, sino también con que se le aporta anticuerpos ante los gérmenes comunes.

Amamantar salva vidas

“En esta época, que es la de las infecciones respiratorias agudas (una de las causas de la mortalidad infantil), es muy importante que el niño esté amamantado, porque la mamá le pasa las defensas de sus propias vacunas y de sus propios contactos con otros gérmenes”, resaltó la profesional.
Desde el Estado, una de las propuestas que se les hace a las madres, tanto en los hospitales como en las unidades sanitarias, es que se privilegie la leche materna a la hora de alimentar a un bebé.
Sin embargo, muchas madres hacen lo contrario. ¿Por qué? “La gente responde a esta propuesta en tanto y en cuanto ve la información que le vamos dando, pero está muy atravesada por las propagandas de otros alimentos, otros tipos de leches y eso se ve constantemente en los medios, entonces muchas veces las mujeres descreen de su propia producción de leche y comienzan a agregar algún tipo de biberón, esto hace que la producción láctea sea menor, y que de alguna manera desemboque en el destete precoz del niño”, lamentó la doctora.

¿Durante cuánto tiempo?

Respecto al tiempo del amamantamiento aconsejado, lo que se propone en materia de salud es que la mamá misma pueda determinar cuánto tiempo.
“El consejo es que en los primeros seis meses sea sólo leche materna absoluta, y que a partir de los seis meses le den otros alimentos básicos como las carnes y demás”, dijo.
“En realidad uno plantea que el bebé puede seguir tomando la teta hasta alrededor de los dos años, siempre pensando en el desarrollo del sistema nervioso central porque la leche de madre aporta ácidos grasos esenciales que no están en ningún otro tipo de alimento. Y el desarrollo del sistema nervioso central termina de hacerse alrededor de los tres años”, afirmó.
“Hay otras escuelas, porque acá nadie tiene la verdad absoluta, que dicen que uno podría amamantarlo hasta que el niño empiece a caminar y se separe de esa manera de la madre, y que la mamá puede de esta forma ir destetándolo sin que ninguno de los dos sufra la separación”, agregó. 

COMENTARIOS