PANORAMA AGROPECUARIO

Los caminos, punto flojo de la cosecha

Las últimas lluvias volvieron a mostrar el estado vulnerable y la fragilidad de la red vial en toda la zona núcleo.

En la zona núcleo las lluvias que cayeron en la semana que termina dejaron caminos con huellas que dificultaron el tránsito. Las precipitaciones, aunque moderadas, fueron suficientes para  deteriorar la red vial y complicar el acceso a muchos lotes en la zona rural, con tormentas que volvieron a cargar sobre el noreste de Buenos Aires y el sudeste de Santa Fe, con más de 60 milímetros.
El mayor registro se midió en Santa Teresa con 110 mm, Ramallo le siguió con un total de 95 mm.  Las condiciones del suelo volvieron a complicarse en las zonas afectadas, con napas en ascenso y caminos en mal estado. 
Esta situación permite deducir que las condiciones de cosecha se han deteriorado y se está peor que hace un año atrás. Pero los pronósticos de corto plazo son alentadores: no se esperan lluvias para la semana que viene. El buen tiempo permitiría acelerar el secado de los granos de maíz y comenzar una fuerte actividad de recolección en el fin de semana.

Soja de primera

Con un 55% de los lotes tornándose marrones y perdiendo hojas, las sojas de primera están a tan solo 10 días de comenzar la cosecha de los primeros lotes. Son muy altas las expectativas y puede haber agradables sorpresas. Los rindes promedios rondarían los 40 quintales por hectárea, los máximos podrían superar los 55 quintales por hectárea. El grueso de la recolección se dará lugar a fin de mes.

Chinches de las sojas de segunda

En este mes las chinches tuvieron un pico poblacional que encendió la alerta en la oleaginosa de diciembre. Cuidado en los monitoreos y a no dejarse estar en los controles. Si no se llega a tiempo, los granos picados pueden tener problemas en la comercialización. La oleaginosa de diciembre avanza en el llenado de granos, en condiciones muy buenas a buenas en el 75% de la región.

Cosecha de maíz

Con apenas un puñado de lotes cosechados, los resultados arrojan valores superiores a los 100 quintales por hectárea. La mayoría de los cuadros esperan que descienda la humedad de los granos. Los cuadros cosechados han sido lotes bajos, con severos riesgos de no poder ser cosechados, si se desata un marzo tormentoso que atente contra la resistencia de las cañas y disminuya aún más la cantidad de plantas. El grueso de los productores espera la humedad adecuada para no pagar abultadas sumas de secado. Se esperan picos que superen los 130 quintales por hectárea, con promedios de 100 qq/ha.

El “yuyo” con altos rindes

Desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires estiman que un 70 % del área nacional de soja evoluciona con favorable a óptima humedad en el suelo, mientras que otro 15 % mantiene una condición de exceso hídrico y la superficie remanente corresponden sectores que con regular reserva, principalmente en provincia de Buenos Aires, Córdoba y en sectores del NOA y NEA.
En paralelo, la mayor parte del área sembrada se encuentra llenando grano, mientras que una importante cantidad de lotes de primera inicia etapas de madurez fisiológica sobre el centro de la región agrícola. Bajo este escenario se mantiene la proyección de producción en 54,8 millones de toneladas.

La Niña se fue

El fenómeno "La Niña" completó su disipación, pero el escenario agroclimático continúa muy perturbado, mientras algunos organismos especializados anuncian un nuevo episodio de "El Niño" para el ciclo agrícola 2017-2018 que empieza en junio. 
   Así lo consignó el informe Estacional elaborado por el especialista Eduardo Sierra, para la Bolsa de Cereales de Buenos Aires que señaló que "La Niña" no tuvo marcada influencia. 
   "La causa de esta particularidad se debió a que la fuerte acción residual del Súper El Niño 2015-2016, desarrollado durante la temporada anterior, anuló casi totalmente los efectos de La Niña 2016-2017, cambiando el signo del escenario climático", señaló Sierra en el reporte. 
   Esa acción residual es tan fuerte que, al disiparse La Niña 2016-2017, el Océano Pacífico ecuatorial volvió a calentarse, lo que da la impresión de que podría estar en desarrollo un nuevo episodio de El Niño, cuya acción se extendería durante la campaña 2017-2018.

COMENTARIOS